SANTORAL 14 SEPT

La exaltación de la Santa Cruz: la huella de Cristo en nuestra historia

Las reliquias de la Cruz de Jesús fueron tomadas por los persas tras conquistar Jerusalén. El emperador romano Heráclito las recuperó y, según la tradición, experimentó el significado de cargar con ella. 

ctv-trm-exaltacion-santa-cruz

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 11:03

La cruz es el símbolo del cristiano, el Trono desde el que Cristo reina sobre los hombres. Hoy, 14 de septiembre recordamos la exaltación de la Santa Cruz. Sin embargo, esta fiesta que conmemoramos dos mil años después tiene siglos de historia.

Los persas habían sitiado Jerusalén a principios del siglo VII. Las reliquias de la Santa Cruz fueron parte del botín que el imperio persa había obtenido y obraron en su poder hasta alrededor del año 638. Ese fue el momento en el que Heráclito, emperador romano de Oriente, la rescató y la devolvió a la cristiandad.

Cuenta la tradición que el propio emperador quiso cargar con una cruz por las calles de la ciudad santa como homenaje por la recuperación de la cruz. Sin embargo, al aproximarse a un lugar sagrado no pudo avanzar un paso más. ¿Por qué? La razón se la dio el patriarca Zacarías. Le explicó que sus vestimentas de emperador no eran coherentes para cargar la cruz que había levantado con sus hombros Cristo, que lo había hecho de forma humilde. Por ello, Heráclito mandó que le cambiasen sus ropas y así sí pudo cargar con la cruz por Jerusalén hasta depositarla en su lugar de origen. Las reliquias se habían conservado en manos de los persas en el mismo cofre de plata que recuperaron los romanos. 

El lugar donde crucificaron a Cristo es el monte Gólgota, también llamado "Monte de la calavera". En su ubicación actual se construyó lo que hoy es la Basílica del Santo Sepulcro, que también abarca el Santo Sepulcro, el lugar donde el Cuerpo de Cristo fue depositado tras su Muerte en la Cruz. Hoy es lugar venerado por la cristiandad y la Cruz nos recuerda que Cristo formó y forma parte de la historia de la Humanidad y de cada uno de nosotros.

Lo más