¿Cuáles son los requisitos para que una iglesia sea declarada basílica, y qué las diferencia de otros templos?

Este sábado Calatayud ha celebrado que la Real Colegiata del Santo Sepulcro haya sido declarada basílica por el Papa Francisco

Tiempo de lectura: 2’

La localidad aragonesa de Calatayud ha vivido este sábado una jornada histórica, después de que la Real Colegiata del Santo Sepulcro haya sido proclamada solemnemente basílica. Un título que le concedió el Papa Francisco el pasado 9 de noviembre de 2020, aunque la crisis de la covid-19 ha impedido que la celebración se haya retrasado hasta junio.

De esta manera, la Real Colegiata del Santo Sepulcro es el único templo de la diócesis de Tarazona que ostenta el título de basílica, y se suma a los 125 templos que ostentan esta distinción. Entre las más antiguas destacan la Basílica de Nuestra Señora de Badaín (Huesca); la Colegiata de San Isidro (Madrid); la de San Lorenzo (El Escorial); Nuestra Señora de los Milagros (Ágreda, Soria); la Catedral Basílica de Santa María y Santos Mártires Emeterio y Celedonio (Cantabria) o la Catedral de Santiago de Compostela fueron las primeras iglesias españolas en ser declaradas basílicas.

¿Qué es una basílica y qué la diferencia de otras iglesias?

La declaración de basílica es un título que otorgan los Papas por su importancia espiritual e histórica. Lo que la diferencia respecto al resto de templos, es que la primera se trata de un centro espiritual y de evangelización de una comunidad y sirve también para difundir una devoción especial a la Virgen María, a Jesús o algún santo.

Solo existen cuatro iglesias que reciben el nombre de basílica mayor’, todas ellas ubicadas en Roma. No es difícil adivinar cuáles son: la Basílica de San Pedro, la Basílica de Santa María la Mayor, la Basílica de San Pablo de Extramuros y la Basílica de San Juan de Letrán.

La basílica mayor se diferencia del resto de basílicas en que posee un altar mayor en el que solo el Papa y sus delegados pueden celebrar la Misa. Además, se distingue porque tiene una Puerta Santa que los fieles pueden cruzar durante un Año Santo para ganar la indulgencia plenaria. Por su parte, las denominadas ‘basílicas menores’ son los templos que obtuvieron ese título por una concesión del Papa o de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos.

Los requisitos para que una iglesia o catedral sea declarada basílica

1) Generalmente, se tratan de templos con muchos años de antigüedad y ricos en patrimonio artístico.

2) Que tenga un culto digno y solemne, siendo ejemplo para los demás por las celebraciones de la Eucaristía, Penitencia y los otros sacramentos, y por la fidelidad a las normas litúrgicas, con participación activa del pueblo y contando con una “Schola Cantorum” o Coral.

3) La dimensión de la iglesia es importante y que elementos como el altar, la sede del celebrante o el ambón estén colocados según las exigencias litúrgicas.

4) Para ser basílica, es importante que tenga un significado especial para la diócesis a la que pertenece, bien por su historia o por la veneración de una imagen célebre o de sepulcros y reliquias de mártires o santos.

5) Tiene que contar con un número suficiente de sacerdotes para los ministerios pastorales.

6) Se han de distinguir por el estudio y divulgación de los documentos del Magisterio Pontificio.

Religión