Rafael María Sardá Carrasco

Otro sacerdote católico que, después de demostrar su capacidad científica conquistando el grado de doctor, se dedicó al servicio docente y murió mártir

Tiempo de lectura: 1’

Rafael María Sardá Carrasco nació en Madrid el 22 de julio de 1899. Hijo de José María y Anacleta, fue bautizado en San Ginés. Murió en Madrid el 14 de septiembre de 1936 y está enterrado en el Cementerio de San Isidro.

Se informa de él en la web Mártires del siglo XX en Madrid, de la Archidiócesis de Madrid porque está incluído en la Causa de Cipriano Martínez y compañeros.

Sardá Carrasco obtuvo el título de doctor en Teología en Roma, donde fue ordenado sacerdote en 1923. Comenzó su ministerio como cura encargado de Santa María Magdalena, de Titulcia, y como capellán de los Hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios, en Ciempozuelos; también impartió filosofía y teología a los hermanos estudiantes. En 1925 fue nombrado coadjutor de Ciempozuelos, pero, enseguida, le nombraron profesor de Latín e Historia eclesiástica en el Seminario de Madrid.

Vivía en la calle de la Vizcondesa de Jorbalán 5, casa del capellán de las Adoratrices, oficio que desempeñó hasta su muerte. Fue detenido el 14 de septiembre de 1936 en la calle de Alberto Aguilera 41 y conducido, según el historador Jose Manuel Ezpeleta, a Chamartín, donde fue asesinado, con 37 años, por miembros del Frente Popular.


Religión