En 'El Espejo'

“La Virgen ha marcado la vida del P. Kentenich”

Hablamos con Diego García-Abril, responsable de la Liga de las Familias de Schönstatt, por el 50 aniversario de la muerte del fundador del movimiento.

Escucha la entrevista en 'El Espejo', con José Luis Restán

  • item no encontrado

Redactor de Religión

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15:24

El próximo 15 de septiembre se cumplen 50 años del fallecimiento del P. José Kentenich, el fundador del Movimiento apostólico de Schönstatt. Para conocer un poco mejor la figura del padre fundador y el carisma de este movimiento de la Iglesia, en 'El Espejo' hemos hablado con Diego García-Abril, responsable de una de las realidades de este movimiento, la Liga de las Familias de Schönstatt.

García-Abril recuerda cómo la vida del P. Kentenich estuvo marcada por una dura niñez. “Su infancia se caracterizó por una falta de afectos. Nació de una madre soltera y a los 9 años entró en un orfanato porque su madre no se podía hacer cargo de él”, rememora el responsable de la Liga de las Familias.

En ese momento, la madre consagra al pequeño José Kentenich a la pequeña imagen de la Virgen que hay en la capilla del orfanato. “Le dice 'por favor, ocúpate de él porque yo no voy a poder, ocúpate de su educación y cuida de mi hijo'. Y ese momento marca la vida del P. Kentenich, porque a partir de ahí, se establece una relación con la Virgen y un carácter mariano que va a transmitir a través de su espiritualidad y su teología”, explica García-Abril.

Para los miembros de Schönstatt, los santuarios del movimiento son más que un centro de reunión. “Es uno de los grandes regalos que ha dejado el P. Kentenich a la Iglesia”, asegura el responsable de la Liga de las Familias. Son más de 200 en todo el mundo, y en nuestro país tenemos 3. García-Abril narra lo que se siente al entrar en uno de ellos. “Es una pequeña capilla. Cuando uno entra, lo primero que siente es un profundo acogimiento por parte de la Virgen María. Y luego te permite transformar tu corazón, asemejándolo al suyo: un corazón sencillo y bondadoso capaz de dar amor y alegría a los demás. Y todo ello nos lleva a hacer una alianza de amor con ella, que no es otra cosa que un intercambio de corazones”.

“En España tenemos 3 santuarios, pero estamos presentes en todo el país a través de la Virgen Peregrina”, explica García-Abril. “Es una pequeña imagen de la Virgen María que se puede ver en los santuarios de Schönstatt, y que va yendo casa por casa. Hay más de 2.000 vírgenes recorriendo España, casa por casa”. “Realiza auténticos milagros de conversión de corazones en cada familia en la que está, y a la gente le cuesta desprenderse de la imagen”, apunta el responsable de la Liga de las Familias, que recuerda que el movimiento no sólo lo integran laicos. “Tenemos un grupo de padres y de hermanas que acompañan a los laicos que formamos el Movimiento”. Además, Schönstatt tiene una importante impronta educativa en nuestro país, con dos colegios en nuestro país.

Etiquetas

Lo más