Francisco insiste: se bendicen a las personas, no las uniones que no son reconocidas por la Iglesia

Durante la recepción a los miembros del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, el Papa ha reiterado que solamente se bendicen "a las personas que juntas lo han solicitado"

Tiempo de lectura: 2’

ElPapa Francisco ha insistido este viernes, 26 de enero, en que no se bendice la unión “sino simplemente a las personas que juntas lo han solicitado", en relación con la reciente aprobación de la bendición a las parejas en situaciones no reconocidas por la Iglesia.

El Pontífice reafirmó este concepto sobre la declaración 'Fiducia supplicans' durante la recepción a los miembros del Dicasterio para la Doctrina de la Fe cuyo responsable, el cardenal argentino Víctor Manuel Fernández, fue el redactor del documento.

Para Francisco, "la intención de las bendiciones pastorales y espontáneas es mostrar concretamente la cercanía del Señor y de la Iglesia a todos aquellos que, encontrándose en diferentes situaciones, piden ayuda para continuar a veces para comenzar un camino de fe".

Sobre estas, el obispo de Roma quiso subrayar dos cuestiones: "La primera es que estas bendiciones, fuera de todo contexto y forma litúrgica, no exigen perfección moral para ser recibidas" y "la segunda, que cuando una pareja se acerca espontáneamente para pedirlas, no se bendice la unión, sino simplemente a las personas que juntas lo han solicitado".

"No la unión, sino las personas, naturalmente teniendo en cuenta el contexto, las sensibilidades, los lugares donde se vive y las formas más adecuadas de hacerlo", ha aclarado.

¿Qué dice la declaración 'Fiducia supplicans sobre las bendiciones?

El pasado mes de diciembre el Dicasterio para la Doctrina de la Fe, el área del Vaticano encargada de ayudar al Papa y a los obispos a difundir y a defender esta doctrina de la Iglesia, publicó una declaración titulada “Fiducia supplicans”.

La declaración fue aprobada por el Papa Francisco y ha dado luz verde a los sacerdotes para que puedan bendecir a aquellas parejas que se encuentran en situación irregular. Hablamos de personas divorciadas, de parejas civiles no casadas, de parejas de hecho o de de personas del mismo sexo.

El documento confirma rotundamente la doctrina tradicional sobre el matrimonio de la Iglesia que considera contrarias a la ley divina las relaciones sexuales mantenidas al margen del matrimonio.

Lo que sí hace esta declaración es ampliar el concepto de bendición. Las bendiciones a parejas del mismo sexo, a divorciados y a parejas que conviven sin haber pasado por el altar no tendrán un rito específico que pueda llegar a confundirse con el del propio matrimonio. El Dicasterio para la Doctrina de la Fe ha pedido que sean bendiciones breves y que duren como máximo 10 o 15 segundos.

El dicasterio para la Doctrina de la Fe señaló que estas bendiciones no suponen un visto bueno a esas formas de vida. Asegura que no pretende justificar algo que no es moralmente aceptable y que es solo la repuesta de un pastor a dos personas que piden la ayuda de Dios.

Religión