Revuelo tras las palabras del Papa Francisco al negar la entrada de homosexuales en los seminarios

En un encuentro a puerta cerrada con obispos italianos el pasado 20 de mayo, el Papa solicitó que no se ordenasen sacerdotes, ni admitiesen en el seminario a personas homosexuales

Tiempo de lectura: 2’

Revuelo por unas palabras del Papa Francisco durante una reunión a puerta cerrada con obispos italianos el pasado 20 de mayo. Un comentario que, necesariamente, precisa de contexto por el desconcierto generado. Durante esa charla, el Papa Francisco, tal y como asegura Eva Fernández, corresponsal de COPE en el Vaticano, "se refería a la necesaria selección previa de quienes entran en los seminarios. En concreto, el Papa solicitó que no se ordenen sacerdotes ni admitan en el seminario a personas homosexuales"

Según algunos medios italianos, las palabras que habría usado el Papa Francisco en ese encuentro coloquial serían: "Creo que hay cierta mariconería en algunos seminarios”. Sin embargo, como asegura Eva Fernández, "teniendo en cuenta que el Papa no habla italiano, que el idioma se lo enseñaron sus abuelos, y que fue el dialecto piamontés; no parece muy fiable que haya utilizado esa palabra deliberadamente, porque no se le ha escuchado nunca usar un termino similar".

video

Revuelo tras las palabras del Papa Francisco al negar la entrada de homosexuales en los seminarios


"No es probable que ofendiera a las personas homosexuales"

Además, tal y como el Papa ha dicho y hecho en estos últimos años, "no es probable que quisiera ofender a las personas homosexuales", ha precisado la corresponsal de COPE en el Vaticano. Fuentes presentes en esa reunión aseguran a COPE que "en esa misma conversación ha rogado a los obispos que acompañen con respeto y delicadeza a los candidatos rechazados, y les ha confiado que por propia experienca piensa que es mejor que no entren en el seminario y no se conviertan en sacerdotes", asegura Eva Fernández.

En ese mismo encuentro, el Papa Francisco detalló que es mejor "arriesgarse a perder una vocación, que afrontar los problemas causados a posteriori", porque le preocupa que lleve una doble vida al continuar con la práctica de la homosexualidad y sufriendo ellos mismos al intentar ocultarlo.

No olvidemos que desde que se inició su pontificado el Papa ha combatido toda discriminación injusta contra personas homosexuales, también en la participación en los sacramentos.

El Papa reiteró la posición de la Iglesia con una instrucción del dicasterio del Clero que en 2005, con Benedicto XVI, y confirmada en 2016 con Francisco, que establecía que "la Iglesia, respetando profundamente a las personas en cuestión, no puede admitir en el seminario y en las Sagradas Órdenes a quienes practican la homosexualidad, tienen tendencias homosexuales profundamente arraigadas o apoyan la llamada cultura gay".

Religión