Gabriel, el primer misionero de Bangladés, un país en el que menos del 1% son católicos

Gabriel Amal Costa es el primer misionero que sale de Bangladés, un lugar donde solo el 0,3 por ciento de la población es católica

Tiempo de lectura: 1’

En Bangladés los católicos son apenas el 0,3% de la población, en torno al medio millón de personas. Sin embargo ya envía misioneros a otros lugares. El primero de ellos se llama Gabriel Amal Costa.

La Iglesia comenzó su andadura en este país asiático de abrumadora mayoría musulmana en el siglo XVI. La condición de minoría de la comunidad católica no es obstáculo para el horizonte misionero. Gabriel Amal nació en una familia católica desde varias generaciones; su padre trabajaba la tierra y su madre cuidaba de la familia.

Eran personas sencillas pero con una gran fe, y estaban muy comprometidos con la parroquia. Ellos transmitieron a Gabriel la fe y le enseñaron a rezar. Todas las noches antes de la cena solían rezar junto el rosario, y a menudo los padres le hablaban de la Biblia y de la vida de los santos. De ese modo tan sencillo se sentaron las bases de la vocación sacerdotal y misionera de Gabriel.

Una vez ordenado sacerdote tuvo que convencer a su obispo de que le dejara partir para la misión porque, evidentemente, a la Iglesia de Bangladés no le sobran los sacerdotes y sigue necesitando ayuda. Sin embargo Gabriel le explicó que, siendo eso verdad, también lo era que la Iglesia había alcanzado en su país un momento de madurez y podía ya ayudar a otros.

Con el visto bueno de su obispo, y como miembro del Pontificio Instituto para las Misiones Extranjeras, Gabriel Amal salió hacia Costa de Marfil, donde trabajó de 1998 a 2003. Fue el primer sacerdote bangladesí en salir para la misión, y ahora es rector del centro de formación de dicho instituto misionero. Así, una Iglesia de misión se convirtió en Iglesia misionera, que tiene la generosidad de donar a sus hijos a la Iglesia universal.

Relacionados

Religión