Ángel Gómez, autor del nuevo cuadro en la catedral de Salamanca: ''Trato de emocionar al creyente''

La catedral de Salamanca tiene un nuevo cuadro, titulado 'Las profecías se cumplieron y el verbo se hizo carne', del artista Ángel Gómez Mateo

Tiempo de lectura: 2’

Conocemos el título de muchas obras de arte, hemos estudiado en el colegio la perspectiva aérea de 'Las Meninas' (Velázquez), la luz en 'La vocación de san Mateo' (Cravaggio) o en 'Los fusilamientos del 3 de mayo' (Goya). Los historiadores e historiadores del arte explican y buscan en la correspondencia de los pintores, sus notas y apuntes las motivaciones y caracteristicas de los cuadros. Muchos estudiosos querrían sentarse a hablar con los artistas y preguntarles por su obra.

Hoy se puede hacer con los contemporáneos. Es el caso de Ángel Gómez Mateo. Acaban de colgar su cuadro, 'Las profecías se cumplieron y el Verbo se hizo carne' en la catedral de Salamanca. ''De todas mis obras y mi vida, lo que más me ha llenado es tener una obra en la catedral'', explica el artista. Él es de San Esteban de la Sierra (Salamanca) y nació en 1953. De pequeño se quedó ''deslumbrado'' al visitar la catedral salmantina. Tener una obra allí ''me supone muchísimo''.

Es un cuadro de encargo, pero lo ha ejecutado con la libertad creativa que ha querido

En el centro encontramos a la Virgen Inmaculada bajo el Espíritu Santo en forma de paloma, con el Niño Jesús ''ingrávido'' a la altura de su vientre y las Sagradas Escrituras a sus pies. Esta sucesión de imágenes ejercen de columna central.

A su derecha aparece la Iglesia, con el Papa Francisco y el actual obispo de Salamanca a la cabeza.

ctv-ksd-cuadro-1


Y a la izquierda ''he querido representar a las gentes de todas las épocas y cutluras, desde una persona con vaquero a un griego antiguo''. Flanqueando la escena aparecen los cuatro profetas que escribieron sobre la llegada de Cristo (Isaías, Miqueas, Zacarías y Malaquías), dentro de medallones.

ctv-wrt-cuadro-2



Ángel quiso ser pintor desde los 4 años. ''Vivía frente a la iglesia, y como me gustaba pintar, llenaba la plaza de Cristos y Vírgenes''. Además, fue un niño cantor. Apareció en tres películas e hizo giras. Su nombre artístico era Pachín.

Una vida y obra polifacéticas

Al cambiarle la voz se metió a estudiar Bellas Artes. ''Por fin pude dedicarme a la pintura. Siempre llevé dentro el instinto de pintar lo religioso'' y le surgieron encargos para pinturas. ''Mi pintura es simbólica con toques surrealistas''. Para él, un cuadro no sólo ''debe estar bien pintado, eso es oficio. El cuadro debe comunicar algo. Tratas que el creyente se emocione ante el cuadro, le inspire algo. Es es el tema principal de los temas religiosas''. Su objetivo es que, a partir de la pintura religiosa, se llene el espíritu ''y conectar con Dios''.

Podemos ver obras suyas en la iglesia de 'La Milagrosa' de Madrid, donde encontramos los 60 mártires beatificados en 2017. También Las Caldas de Oviedo o Villaquejida (León).

ctv-nxv-principes


También ha hecho arte no religioso. Actualmente la Diputación de Salamanca presenta ''Fusión'', una exposición donde une arte de diferentes momentos históricos de España. También retrató a Felipe VI y Letizia cuando eran Príncipes de Asturias en el año 2012.

Religión