Las diócesis extremeñas dan luz verde a las procesiones y piden a la sociedad responsabilidad y prudencia

Los obispos han programado la próxima visita 'ad limina apostolorum' que la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz, junto con las de Sevilla y Granada, realizará en enero

Tiempo de lectura: 2’

Las diócesis extremeñas han determinado que las procesiones y otras actividades de culto público podrán celebrarse siempre que se atengan a las normas y recomendaciones establecidas por la autoridad competente ante la nueva situación sanitaria en la pandemia de coronavirus.

En un comunicado publicado este jueves, el Arzobispado de Mérida-Badajoz ha informado de que así lo han decidido en una reunión en la que han participado el arzobispo metropolitano, Celso Morga; el obispo de Plasencia, José Luis Retana; y el administrador diocesano de Coria-Cáceres, Diego Zambrano, acompañados de sus vicarios generales.



Ante la nueva situación sanitaria, la archidiócesis ha explicado que caen en desuso las normas dadas con anterioridad con relación a los templos y otros espacios de la actividad pastoral, aunque recuerda, con carácter general, el uso obligatorio de la mascarilla en espacios cerrados y la utilización de gel hidroalcohólico en los momentos necesarios, así como evitar las aglomeraciones.

Además, con las indicaciones de la Conferencia Episcopal a raíz de la promulgación de la Ley de la Eutanasia, los obispos y el administrador diocesano promoverán una campaña para alentar a los fieles a firmar el testamento vital, que podrán entregar en los centros de salud.

ctv-tck-procesiones-badajoz

Finalmente, han programado la próxima visita “ad limina apostolorum” que la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz, junto con las de Sevilla y Granada, realizará en la segunda quincena del mes de enero.

En esta situación de “nueva normalidad”, los obispos de la Provincia Eclesiástica han agradecido públicamente a las comunidades eclesiales la colaboración en este largo período en que la vida pastoral se ha visto afectada, ruegan que sean responsables y, sobre todo, fortalezcan la “alegría de la fe y la vida comunitaria”.

Religión