Jesús Sanz: “Vivimos en una sociedad donde el padre ha quedado en preocupante medida excluido”

El arzobispo de Oviedo reflexiona sobre la paternidad explicando que "toda relegación de Dios tiene consecuencias en el hombre"

Tiempo de lectura: 2’

Este sábado se ha celebrado en Madrid la XII edición del Congreso Nacional de Familias y Docentes Católicos, organizado por la Fundación Educatio Servanda. El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, ha expresado durante su ponencia que “vivimos en una sociedad donde el padre ha quedado en preocupante medida excluido. Estamos ante un diseño de estrategia ideológica que pretende culturalmente demonizar la figura paterna hasta su exclusión más banalizadora”.



“No se trata de un ajuste de cuentas pendular entre patriarcado y matriarcado donde empoderadamente la mujer madre quiere actualizar su ausencia secular para desplazar ahora al varón padre. Estamos ante un diseño de estrategia ideológica que pretende culturalmente demonizar la figura paterna hasta su exclusión mas banalizadora. Son rastreables las matrices hegemónicas de este desplazamiento”, ha añadido el prelado.

Ha insistido que “en las opciones teóricas y prácticas que se van introduciendo en el mundo legislativo, educativo y social se puede entrever el horizonte que estas posturas quisieran alcanzar como una meta revolucionaria. Lo que ocurre es que todo desbaratamiento del hombre afecta a nuestra mirada de Dios y toda relegación de Dios tiene consecuencias en el hombre”.

La paternidad desmontada para enmendar a Dios, vieja tentación

El arzobispo de Oviedo ha añadido que "la historia que ha descrito el judeocristianismo como proyecto de salvación que se nos brinda a la humanidad cuenta con figuras relevantes que han sido referencias paternales sin ser paternalistas y sin plantearse dialécticamente contra la maternidad. En este sentido, la figura de José de Nazaret destaca como una opción en la que Dios mismo nos enseña su importancia en la misión”.

Influencia política y mediática

Jesús Sanz ha remarcado que “estamos inmersos en una serie de ataques de gran calibre con toda una serie de herramientas ideológicas, que despliegan una indudable influencia desde el apoyo político y mediático que dibujan culturalmente lo que ya describieron hace más de un siglo. También analistas contemporáneos nos permiten ver el entramado cultural y político que se persigue para transformar el mundo que participa de los valores occidentales con toda una estrategia pretenciosa de alumbrar lo que llamamos como nuevo orden mundial”.

Sanz ha reflexionado que “estamos ante una realidad coyuntural en la que se concitan tantos factores culturales y en los que la figura del padre queda marginada por tantos flancos. Coincidiendo esta batalla con el acoso antropológico del que pretende atacar al hombre descartando a Dios y atacar a Dios descartando al hombre. Es el eclipse de Dios que oscurece la figura del hombre”.

Religión