Así es el nuevo ritual de exequias que ha elaborado la Comisión de Liturgia para su aprobación en la Plenaria

El documento tiene como objetivo dar respuesta a todas las circunstancias con las que los sacerdotes se encuentran a la hora de oficiar las ceremonias por un difunto

Tiempo de lectura: 3’

La Comisión Episcopal para la Liturgia ha presentado a la Asamblea Plenaria que esta semana celebra la Conferencia Episcopal Española el nuevo ritual de exequias con el fin de que pueda ser aprobado el texto y, posteriormente, trasladado a la Santa Sede para su posterior estudio.

Un libro que tiene como objetivo dar respuesta a todas las circunstancias con las que los sacerdotes se encuentran a la hora de oficiar las ceremonias por un difunto. Tal y como ha precisado el presidente de la Comisión de Liturgia y obispo de Ourense, Mons. José Leonardo Lemos, el documento presenta algunas novedades, por ejemplo, en caso de pandemia, como estamos viviendo actualmente, que ha obligado a alterar la manera de oficiar el rito: “Había que cumplir el protocolo. Las autoridades solo autorizaban la asistencia de tres personas y un sacerdote, además de los trabajadores de las entidades funerarias. Esto nos obligaba a un rito más sencillo, y está contemplado”, asegura.

Por ello, entre las novedades introducidas en el nuevo ritual de exequias se contempla "un rito abreviado, más sobrio y sencillo" que se utilizó en los peores momentos de la pandemia cuando solo se daba permiso a asistir a los entierros a tres personas, aparte del sacerdote, "por la situación dramática de la Covid".

Por otro lado, Mons. Lemos ha precisado durante la charla con algunos periodistas, entre ellos de ABSIDE MEDIA, que el nuevo ritual de exequias incluye cómo debe oficiarse el rito fúnebre tanto antes como después de una cremación del cadáver, una práctica cada vez más extendida, como apuntaba el obispo: “No es lo mismo que el cadáver esté presente que tener tan solo la presencia de una urna fúnebre”. Por otro lado, se recogen algunas observaciones en caso de que las exequias sea por la muerte de un niño.

El presidente de la Comisión de Liturgia, ha añadido que se trata de un libro que piensa en la comodidad de los sacerdotes, ya que en el ritual se recogen todas las situaciones posibles, evitando que el cura tenga que ir de una parroquia a otra, siempre cargado con los libros: “En este ritual de exequias está todo lo necesario”.

Preguntado sobre qué hacer en caso de que los familiares opten por esparcir las cenizas del difunto al aire libre, Mons. Lemos apunta que el documento sostiene una serie de principios: “Obtenemos la Resurrección de la carne al estilo de Jesucristo. Algunas personas pueden solicitar la incineración de los restos mortales, pero en estos casos las familias no suelen pedir honras católicas. Aun así, la Madre Iglesia, llena de ternura, realiza esos ritos en el cementerio, pero en caso de que se encuentre con estas situaciones, el sacerdote tiene que aconsejar que esas cenizas reposen en el cementerio, lo mismo que colocamos los restos de nuestros seres queridos”, subraya.

Las Misas tras la pandemia: "Los fieles estaban deseando volver"

Sobre las dificultades que la pandemia ha traído para las iglesias y el temor de muchas personas, especialmente de avanzada edad, de volver al templo y a la Misa Dominical, Mons. José Leonardo Lemos ha recordado que, tras el final del confinamiento, las autoridades dieron permiso para que la Misa tuviese lugar en la Catedral, al tratarse de un templo de mayores dimensiones.

“He observado que ha cambiado el temor entre los asistentes. La Misa que se celebra el domingo a las doce del mediodía en la Catedral, antes de la pandemia había un alto porcentaje de mayores, pero en los últimos meses son más jóvenes. Incluso van familias con hijos”.

Así las cosas, el obispo de Ourense no estima conveniente impulsar una campaña para que los fieles regresen a las misas, ya que están deseándolo: “Ahora buscamos iglesias amplias donde se puedan cumplir mejor las distancias. Hay sensación de que quieren volver”.

Religión