La Santa Sede concede a la diócesis de Segovia el Año Jubilar del Henar en Cuéllar

El 8 de agosto arranca esta celebración, al cumplirse el cuarto centenario de la concesión de la fiesta de la Virgen del Henar por el Papa Gregorio XV en 1621

Tiempo de lectura: 5’

El 8 de agosto de 2021 es una fecha que Cuéllar, y toda la diócesis de Segovia, tiene marcada en rojo en el calendario pastoral. Ese día se abrirán las puertas del Santuario de El Henar dando inicio al Año Jubilar Henarense. Un acontecimiento que llena de júbilo —valga la redundancia— a toda la provincia, y cuyos primeros detalles se han dado a conocer esta mañana en el claustro del santuario cuellarano.

El obispo de Segovia, Mons. César Franco, ha comentado la línea maestra de la carta pastoral que ha escrito con motivo de la celebración de este año tan especial. El prelado define en su texto la devoción mariana en este santuario como «seña de identidad de la diócesis y lugar privilegiado de piedad mariana en Castilla y León». Por ello, ha recordado que todos los actos convocados, religiosos y culturales, tienen el fin de «transmitir a la sociedad que la fe y la vida se relacionan en perfecta armonía y contribuyen a que la alegría sea plena». Finalmente, ha a peregrinar hasta El Henar con «fe y desprendimiento de todo lo que impide caminar con ligereza», deseando que este Año Jubilar «convierta esta región tan querida en foco de peregrinación y sepamos transmitir la alegría de que la Iglesia peregrina de la mano de Cristo».

Mi madre y mis hermanos

El rector del Santuario de la Virgen de El Henar, Carlos Miguel García Nieto, ha sido el encargado de desgranar el significado del lema elegido para este Año Jubilar: «Mi Madre y mis hermanos». El rector ha comenzado haciendo alusión a las palabras de Jesucristo cuando le preguntan quiénes son su madre y sus hermanos: «los que escuchan la Palabra, la cumplen y la viven», ha dicho. Por ello, ha querido subrayar que desde El Henar «queremos que todos los que acudan encuentren aquí una comunidad de hermanos» en la que reafirmar la alegría, la fe y la misericordia.

Asimismo, García Nieto ha destacado que «todos van a tener en El Henar su casa», porque el hogar de una Madre es el de sus hijos. Un lugar donde acudir a reencontrarse con las raíces cristianas en un Año Jubilar que espera «insufle nuevos ánimos a todos aquellos que se acerquen físicamente o a través de las redes sociales y los medios de comunicación».

Consciente de la situación sanitaria en la que nos encontramos, el rector del santuario ha afirmado que «la seguridad de las personas es prioritaria», por lo que estará garantizada siguiendo las normas que estimen las autoridades sanitarias. En este sentido, cada acto cuenta con un plan alternativo por si no pudiera desarrollarse según lo previsto. En cuanto a las instalaciones, ha revelado que siguen en contacto con todas las administraciones para adecuar el espacio a esta celebración. Así, se encuentran a la espera de recibir la licencia municipal para emprender las obras en la bóveda de la sacristía, actuación que ha calificado de «urgentísima».

Agradeciendo a la diócesis de Segovia su «esfuerzo sobrehumano» para ayudar a acondicionar el santuario y su entorno, Carlos Miguel ha afirmado que su objetivo está en recuperar para Cuéllar, la Diócesis y toda la Comunidad de Villa y Tierra, la repercusión que tuvo en la zona la exposición de las Edades del Hombre.

Por su parte, Sonia Martín Quijada, diseñadora del logotipo identificativo de este acontecimiento, ha comentado su simbolismo. Con la imagen en el recuerdo del azulejo de la Virgen, Sonia ha revelado que su objetivo es acercar esta imagen mariana a quien la conoce, y a quien no. Una representación donde «nada es casual» con tres puntos esenciales: la madre, el niño y el milagro.

Con la corona, réplica de la original, ha querido representar que la Virgen es reina del pueblo y Madre de Dios. Una imagen con manto rojo, del mismo color que el que la Virgen del Henar lleva en la procesión de su día grande, aunque diferente al rojo encarnado del manto del Niño, réplica del color de la talla románica. En el logotipo también está representado el milagro que se atribuye a esta advocación mariana: que dice que se apareció a un pastor al que le dijo que la desenterrara del lugar donde se encontraba, del que manó agua milagrosa. Ese lugar es hoy la ‘fuente del cirio’, representado en el logotipo por tres gotas de agua dejando que «el pastor seamos cada uno de nosotros, que vemos a la Virgen y reconocemos en ella la madre, el niño y el milagro».

Igualmente, la diseñadora ha detallado los aspectos clave del cartel, en el que además del logotipo encontramos representados por líneas todos los caminos desde los que se puede llegar a El Henar. Unas líneas que no son continuas, «porque a lo largo de la vida hay piedras que saltar, pero el encuentro de todas ellas está en el nudo, en este Jubileo». Cartel en el que también aparece un cirio y varias llamas como símbolo de luz, representando esa idea de que quien acuda al Henar volverá y lo contará, «llenando de fe y esperanza esos caminos que son de ida y vuelta».

Por su parte, Belén Escudero de Benito, de la Asociación ‘Virgen del Henar’, ha desvelado los detalles de un pañuelo conmemorativo de este Año Jubilar, disponible para su venta en la tienda del santuario y que es de un «azul Inmaculada» en el que está bordado el logotipo de la celebración. Asimismo, ha asegurado que están trabajando en un dulce para de este Año Jubilar que posteriormente pueda quedar instaurado como dulce típico del santuario.

Las celebraciones

Desde el mes de agosto de este año, y hasta septiembre de 2022, ya hay previstos una serie de actos que buscan, esencialmente, potenciar la devoción mariana en este icónico santuario de la Diócesis. Las grandes celebraciones serán la apertura del Jubileo el 8 de agosto y la fiesta del Henar el 19 de septiembre, ambas en 2021. A estas dos hay que sumar el 50 aniversario de la Coronación Canónica de la Virgen el 25 de junio de 2022, año en que también tendrá lugar un jubileo de los jóvenes con vigilia y concierto —el 16 de julio— y la fiesta del Henar, con la clausura del Año Jubilar el 18 de septiembre.

Conferencias sobre diferentes temáticas —historia, folklore, arte, ecología, cuaresma, indumentaria tradicional—, exposiciones, conciertos y eventos como una exhibición de la Guardia Civil y la Guardia Real o la peregrinación juvenil desde toda la Comunidad completan un cartel de actividades con el que atraer a fieles y devotos de toda la geografía española.

Año Jubilar Henarense

El Año Jubilar Henarense fue concedido por la Santa Sede el pasado 23 de octubre de 2020 como respuesta a la petición cursada por el obispo de Segovia. Este Año Jubilar surge como respuesta a la conmemoración del IV Centenario de la concesión pontificia de la fiesta de Nuestra Señora de El Henar —en virtud del breve pontificio de 9 de agosto de 1621 de Gregorio XV—. Una celebración a la que se suma la conmemoración del L Aniversario de la Coronación Canónica de la imagen de la Virgen, que tuvo lugar el 25 de junio de 1972.

La celebración de este jubileo es una ocasión de renovación interior, además de revertir de forma positiva en la zona, generando espacios de encuentro, inversión y riqueza. Igualmente, puede servir de incentivo para una Castilla vaciada que encuentre en su camino hacia Cuéllar y El Henar una vía de reclamo para fomentar sus diferentes localidades.

La Diócesis de Segovia se ha involucrado de lleno en este evento. Por ello, el Santuario de El Henar y los actos que se celebren en torno a la Virgen serán un espejo donde Cuéllar, la Diócesis, Segovia y Castilla y León proyecten su mejor imagen, cuidando del emblema espiritual-mariano de la región.

Religión