El joven de 17 años que encontró a Dios en su enfermedad degenerativa, camino de ser santo

Darwin Ramos tenía distrofia de Duchenne y mendigaba en la estación de tren hasta que le recogieron de la calle y se encontró con Dios en su enfermedad

El Papa Francisco ha declarado a Darwin Ramos Siervo de Dios, primer paso para ser declarado santo

El Papa Francisco ha declarado a Darwin Ramos "Siervo de Dios", primer paso para ser declarado santo 

Redacción religión | Agencias

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:05

Darwin Ramos era un joven de la calle de Filipinas con una grave enfermedad degenerativa. El Papa Francisco lo ha declarado "Siervo de Dios", el primer paso para ser nombrado beato y santo por la Iglesia católica. Ramos se convirtió y se encontró con Dios durante su enfermedad, desde que era uno de los cerca de 800 niños de Manila que recogían basura en las calles. 

Recoger basura en la calle, mendigar y la "misión" de su enfermedad

Darwin tenía 17 años. Era de Pasay City, en Filipinas. Se dedicaba desde pequeño a la recogida de residuos junto a su hermana menor para ayudar a la economía familiar.  Así era su vida hasta que le detectaron la distrofia muscular de Duchenne, que le acompañaría hasta el final. Esta enfermedad provoca un debilitamiento progresivo de los músculos. Para él, supuso que su padre lo dejara todas las mañanas en la estación de Libertad para pedir limosna a los viajeros. 

Unos educadores de la Fundación ANAK-TNK ya habían visto a un joven pedir limosna en la estación durante varios días. En 2006, decidieron intervenir y llevarlo a uno de sus centros, destinados a los niños más necesitados de Manila. En tan sólo cinco meses, Darwin descubrió la fe católica y decidió bautizarse. Al año siguiente, en 2007, hacía su Primera Comunión y recibía el Sacramento de la Confirmación.  

Sin embargo, su enfermedad también avanzaba. Poco a poco, su estado empeora. No obstante, el muchacho ha encontrado con quien compartir su dolor. De hecho, la agencia Asia News cuenta que Darwin no se quejaba. Tanto es así, que cuando hablaba de su enfermedad, se refiere a ella como su “misión”.

Darwin terminó su misión el 23 de septiembre de 2012. Después de una semana de batalla física y espiritual, falleció en el Philippine Children's Medical Center (PCMC) de Quezón City. Asia News cuenta que estuvo tranquilo y sonriente durante ese tiempo. Escribió: “Inmensas gracias” y “Estoy muy feliz”

Un niño de la calle, ejemplo de santidad

Darwin pertenecía a la diócesis de Cubao, sufragánea de Manila. Hasta allí llegó, desde El Vaticano, el nombramiento de este joven como "Siervo de Dios".

El Card. Angelo Becciu, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, ha firmado el Nihil Obstat, con el que comienza el inicio a la causa. El dominico francés Thomas de Gabory es el postulador de su causa ante el tribunal diocesano e Cubao. 

El obispo local, Mons. Honesto Ongtioco, inició el proceso a pedido de la Asociación Amigos de Darwin Ramos. “El Vaticano nos ha dado luz verde para investigar en mayor profundidad su vida, cómo vivió su fe y cómo dio testimonio de Jesús, de quien estaba muy cerca” -declara el prelado a CBCPNews. “Darwin es un ejemplo de santidad, Siendo un niño de la calle, afectado por la miopatía, estuvo estrechamente unido a Cristo en su sufrimiento y en su alegría”.

Lo más