Las seis prácticas que no deben realizarse en Misa durante la Cuaresma

Este tiempo tiene sus normas litúrgicas y hay prácticas que la Iglesia Católica señala que no deben producirse durante estos 40 días de preparación espiritual para la Pascua

Tiempo de lectura: 3’

Al igual que otros tiempos litúrgicos, la Cuaresma, que inició el 17 de febrero, tiene sus normas litúrgicas y, en ese sentido, hay prácticas que la Iglesia Católica señala que no deben realizarse durante estos 40 días de preparación espiritual para la Pascua. A continuación, las seis prácticas que debe evitarse durante la Cuaresma:

1. Tocar música instrumental durante la Misa

En algunas parroquias, en ciertos momentos de la Santa Misa suele tocarse música instrumental aunque nadie esté cantando. Si bien esta práctica no está prohibida durante los otros tiempos litúrgicos, en Cuaresma, con algunas excepciones, no debe realizarse.

Según el punto número 313 de la Instrucción General del Misal Romano: “El sonido del órgano y de los demás instrumentos durante el tiempo de Cuaresma se permite sólo para sostener el canto. Se exceptúan el domingo Laetare, es decir, el cuarto domingo de Cuaresma, las solemnidades y las fiestas”.

2. Cantar o recitar el “Gloria”

El punto número 53 de la Instrucción General del Misal Romano señala que “el Gloria es un himno antiquísimo y venerable con el que la Iglesia, congregada en el Espíritu Santo, glorifica a Dios Padre y glorifica y le suplica al Cordero”.

Esta oración “se canta o se dice en voz alta los domingos” en Misa; con excepción de los domingos de “Adviento y de Cuaresma” y tampoco en “las solemnidades y en las fiestas, y en algunas celebraciones peculiares más solemnes”.

3. Cantar o recitar el Aleluya antes del Evangelio

El Aleluya es una aclamación que recitamos los fieles antes de la lectura del Evangelio para profesar nuestra fe y acoger y saludar al Señor que nos hablará. Esta práctica se realiza todo el año, con excepción del tiempo de Cuaresma.

Según el punto número 62 de la Instrucción General del Misal Romano: “El Aleluya se canta en todo tiempo, excepto durante la Cuaresma. Los versículos se toman del leccionario o del Gradual”. “En tiempo de Cuaresma, en vez del Aleluya, se canta el versículo antes del Evangelio que aparece en el leccionario. También puede cantarse otro salmo u otra selección (tracto), según se encuentra en el Gradual”, agrega.

4. Colocar flores en el altar

Durante la mayor parte del año el altar es decorado con flores. Esta práctica, que implica poner flores con moderación alrededor y no encima de la mesa del altar, no se realiza en Cuaresma con ciertas excepciones.

Según el punto número 305 de la Instrucción General del Misal Romano: “Durante el tiempo de Cuaresma se prohíbe adornar el altar con flores. Se exceptúan, sin embargo, el Domingo Laetare, es decir, el cuarto domingo de Cuaresma, las solemnidades y las fiestas”.

5. Vaciar las fuentes de agua bendita

En los últimos años algunas parroquias han sacado el agua bendita de las pilas bautismales durante la Cuaresma, e incluso algunos las han llenado de arena. Esta práctica la realizan para comunicar la idea de que este tiempo de sequedad espiritual es una experiencia de “desierto”, que precede a la Pascua.

La Congregación para el Culto Divino precisó que solo se puede remover el agua bendita de las pilas los días del Triduo Pascual, pero solo para preparar la bendición del agua en la Vigilia Pascual. Esta práctica se realiza los días en los que no se celebra la Eucaristía; es decir, Viernes y Sábado Santo. Además, aclaró que “no está permitido remover el Agua Bendita de las pilas durante el tiempo de Cuaresma”. Durante la pandemia de la covid-19, las iglesias en el mundo han retirado el agua bendita de sus pilas para prevenir contagios del virus.

6. Cubrir con velos las cruces y estatuas antes de tiempo

En algunas parroquias han velado o retirado cruces y estatuas tan pronto como comienza la Cuaresma. Sin embargo, cabe recordar que esta práctica se realiza a partir del quinto domingo de Cuaresma, que es el domingo anterior al Domingo de Ramos, fecha que da inicio a la Semana Santa.

Según la Congregación para el Culto Divino "la costumbre de cubrir las cruces y las imágenes de las iglesias, a partir del domingo V de Cuaresma, puede conservarse, a juicio de la Conferencia de los Obispos. Las cruces permanecen cubiertas hasta después de la celebración de la Pasión del Señor, el Viernes santo, y las imágenes hasta el comienzo de la Vigilia Pascual”.

Religión