• Domingo, 21 de abril 2024
  • ABC

COPE

Vila: "Con Macron y Draghi viajando a Argelia, cuesta entender que España reconociese el plan del Sáhara"

El comunicador analiza en 'La Mañana de Fin de Semana' los últimos movimientos internacionales en busca de reforzar el suministro de gas argelino

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 10:09

Audio

Hoy deja que empiece con un recuerdo. A Francisco Umbral, que moría tal día como hoy hace quince años. Genial escritor de columna diaria, novelista, la verdad que no dejaba títere con cabeza. Y fíjate como en 1996 era capaz de ver el futuro.

Tantos años después, Europa vuelve a sufrir una guerra que lo está cambiando todo. Este próximo martes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se va a reunir con el canciller alemán Scholz. Se trata de un encuentro importante por varias razones. Primero porque se produce en el contexto de la guerra de Ucrania que aboca a Europa a un invierno de restricciones energéticas.

Hace dos semanas, Alemania reclamaba públicamente a la Comisión Europea que impulsara el Midcat, ese gasoducto que podría llevar el gas desde Portugal y España al centro y el norte de Europa. Si recuerdas, inmediatamente el Gobierno español recogió el guante; incluso la vicepresidenta Teresa Ribera llegó a afirmar que nuestro país podría tener lista su parte de la infraestructura en ocho meses.

El primer jarro de agua fría a este proyecto lo vertió Francia, que considera que esta no es la solución al problema energético europeo. Probablemente Sánchez y Scholz abordarán esta cuestión y la alternativa que Sánchez ha propuesto en los últimos días: llevar el gas por mar hasta Italia y de ahí derivarlo al centro de Europa.

Veremos a ver qué ocurre en esa reunión. Lo cierto es que, aunque la propuesta del gasoducto desde España suena bien y pondría a nuestro país en un escenario de protagonismo, no va a ser tan fácil. No solo por los peros de Francia o por la falta de implicación económica de Bruselas. También porque, en realidad, como explicaba ayer en COPE el experto energético Roberto Gómez, la capacidad exportadora de España respecto al gas es bastante modesta.


El papel fundamental de Argelia

Y como la Unión Europea no está siendo capaz de armar una respuesta comunitaria ante la crisis energética, cada vez es más evidente que los países empiezan a jugar su propia partida. Y aquí está surgiendo un actor nuevo, Argelia, que sí es un gran país exportador de gas.

Y fíjate hasta qué punto está ocupando un papel predominante que el presidente Macron ha visitado estos días la que fuera colonia francesa hasta el año 1962. Han tenido desde entonces relaciones complicadas, pero ahora Macron quiere fortalecer esa relación. Se supone que el viaje no está relacionado con el gas, dice Macron que no lo necesitan pero, en fin. Es evidente que al viajar a Argelia Macron también está pensando en las calefacciones de sus ciudadanos. De hecho, a Argelia le ha acompañado el máximo responsable de la principal empresa gasista francesa.

Una renovada asociación, decía Macron, entre los aplausos de unos y otros.

Y a Argelia en busca de acuerdos y aplausos también viajó hace ya semanas el primer ministro italiano, Mario Draghi, con el mismo objetivo: garantizar que el gas argelino va a llegar a su país y va a calentar a los italianos este complejo invierno que se nos avecina.

Por eso, cuanto más tiempo pasa cuesta más entender aquella decisión del Gobierno español de reconocer el plan marroquí para el Sahara, sabiendo como sabían que iba a complicar mucho las relaciones con Argelia. Bueno, y si no lo sabían, peor, porque sería de una incompetencia colosal.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado


Insultos del PSOE hacia Feijóo

España, en fin, trata de buscar su hueco y su salida particular ante la encrucijada energética a la que queramos o no tendremos que enfrentarnos en los próximos meses. Eso en la vertiente externa, pero es que en clave interna, las aguas bajan aún más revueltas. Afrontamos un curso que tiene el mes de mayo marcado en el calendario, mes en el que se celebrarán elecciones autonómicas y municipales. Y con el mes de diciembre del 23 marcado aún con más intensidad, ya que, si Sánchez, no lo impide, ahí es donde deberán celebrarse las elecciones generales.

Y claro, la inminencia de un ciclo electoral no parece el mejor momento para buscar grandes políticas de estado, no es el mejor momento para buscar los consensos de país que seguramente todos agradeceríamos. Porque, claro, cuando uno ve la nevera llena de marcas blancas, cuando uno comprueba que hoy tampoco puedo encender el aire acondicionado o que, este año, los bocatas del chaval van a ser más bien de mortadela que de jamón del bueno… cuando uno vive esas cosas, lo que realmente espera de sus dirigentes políticos es una respuesta eficaz, medida, creíble. Y no la sucesión de improperios que en los últimos tiempos vienen repartiéndose socialistas y populares.

Hombre, aunque la responsabilidad pueda ser compartida, no seamos injustos. Es el gobierno, sus ministros y los dirigentes del PSOE los que, con una determinación implacable, han decidido dedicar el verano al insulto diario a Núñez Feijoó. Casi da la impresión de que están elaborando una especie de diccionario del improperio. En los últimos días hay que anotar dos entradas nuevas una por la letra T y otra por la N. El viernes decía el ministro Bolaños que la derecha era “tóxica” y ayer sábado le tocaba a la ministra María Jesús Montero, que llamó a Feijoó “negacionista”.

María Jesús Montero que salía al paso, o lo intentaba, del acto público con el que el PP abría ayer el curso político. Es una tradición que los populares clausuren el verano en el municipio de Cerdedo-Cotobade, en Pontevedra. Era un clásico ver por allí a Mariano Rajoy que, por cierto, ayer también quiso acompañar a Feijoó. Y no fue el único. Los populares buscaban ayer dar un mensaje de unidad y todos los presidentes autonómicos no se perdieron la foto. Allí estuvieron Ayuso, Juanma Moreno, López Miras o Fernández Mañueco. El PP quiere cerrar definitivamente las heridas abiertas el curso pasado, con ese trauma total vivido tras la salida de Pablo Casado.

Bueno y ¿qué dijo ayer Feijóo? Entre otras cosas, acusó a Sánchez de pretender un "monólogo" y que le aplaudan "todo lo que diga". El líder del PP advertía de la preocupante situación que atraviesa la economía española y reclamaba al jefe del Ejecutivo que comparezca en el Senado para tener un "debate serio". Ironizaba además sobre los insultos recibidos y los pactos del Gobierno.


Operación retorno de vacaciones

Bueno y en medio de este ir y venir de reproches, ¿en qué están los ciudadanos? Y la verdad es que esta operación retorno en la que estamos inmersos, en este último fin de semana de agosto, estamos teniendo ocasión de comprobarlo. Ayer nos fuimos con el micrófono de Cope a la estación de trenes más grande de España, a Atocha, en Madrid. ¿Y qué nos encontramos? Mira, este es el caso de Fátima. Volvía de pasar sus vacaciones en Gerona. Pero esta vez lo hizo el tren porque el precio de la gasolina hace que viajar en coche sea, para mucha gente, todo un lujo que no se pueden permitir.

Y como el de Fátima pues muchos testimonios, muchas historias de personas corrientes, como tú, víctimas todas de esta España nuestra con la inflación al 11 por ciento. Víctimas de una escalada de precios que, ahora que ha pasado este verano de fin de ciclo, se nos viene ahora encima con toda su crudeza.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Juanma Castaño

Reproducir
Directo Tiempo de Juego

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Juanma Castaño

Escuchar