• DIRECTO

    La Tarde

    Con Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Boletín

Audio

Viajar con niños, viajes de los 80 en el recuerdo

 

Tiempo de lectura: 3Actualizado12:47

¿Recuerdan cuándo pagábamos en pesetas? ¿Cuándo no existían los móviles y las llamadas las hacíamos desde una cabina, o rebobinamos las cintas de cassette con un boli bic? ¿Y qué me dicen de los viajes que hacíamos? Parece que haya pasado un milenio desde que usábamos cámaras de usar y tirar, gorras de propaganda e íbamos toda la familia en un seiscientos sin ningún control y prácticamente sin seguridad. Precisamente este año se cumplen seis décadas desde que el ingeniero Nils Bohlin inventase el sistema  que más vidas ha salvado en la historia del automóvil, el cinturón de seguridad. ¡Ay, que tiempos aquellos en los que viajar se convertía en toda una aventura!

Dicen que cualquier tiempo pasado fue mejor. Y que el viajar, siempre es un placer, pero en los años 80, incluso antes, no sé si era más un placer o una odisea.

En aquella época no había límites, ni aire acondicionado. Por no hablar que solo había un coche por familia. Viajar era más un qué apostamos a qué cogemos todos, incluidas las maletas.

Aquellos viajes al pueblo, a la playa incluso a la ciudad, subidos unos encima de otros y tan a gusto.

Para entretener a los niños los mayores iban cantando canciones cómo esta todo el rato. Porque la mayoría de los coches no tenían radio aunque muchas veces te las ingeniabas para ir escuchando música.

Y lo cierto es que, si tenías la suerte de que tu coche tuviera radio, terminabas escuchando toda la cinta, las canciones que te gustaban y las que no, porque rebobinar era prácticamente imposible. Vamos que cómo viajábamos nosotros antes no tiene nada que ver a cómo viajan ahora los niños.

Aunque los viajes en aquella época eran inolvidables hay que tener en cuenta qué ahora se viaja con más seguridad y eso se ve reflejado sobre todo en la reducción de muertes en la carretera y muchas de estás muertes se evitan gracias al uso del cinturón de seguridad. El profesor e investigador de la Universidad Pontificia de Comillas, Francisco José López Valdés,  ha participado en un estudio sobre el uso del cinturón.

Por hacernos una idea mejor, estábamos en 24 muertes por cada 100.000 personas de la población y hoy en día estamos alrededor de unos 1.800 fallecidos, es decir, 4 muertes por cada 100.000.

La función del cinturón de seguridad es ejercer una fuerza sobre nuestro cuerpo para evitar que nos movamos hacía delante y que golpeemos con elementos del vehículo. Para ello, y aunque parezca cosa de “perogrullo”, hay que saber ponerse correctamente el cinturón. “Parece una cosa muy simple pero no todo se lo pone bien y a la hora de una colisión, el no llevarlo correctamente o simplemente no ponerlo, hace que nuestro cuerpo actúe como una pelota rebotando con todo lo que encuentra”.

Y respecto a los niños, ¿cómo tienen que llevar el cinturón? “El cinturón tiene que quedar como un traje hecho a medida” y las sillitas de bebés siempre a contra marcha ¿y por qué? Por esta sencilla razón: “Hacen que esa fuerza que debería de realizar solo el cinturón para impedir chocar con lo que tenemos delante, se concentre no solo en cinturón de seguridad sino en todo el respaldo”.

Pero si los adultos pudiéramos elegir nuestra dirección a la hora de conducir según, el profesor, Francisco “nosotros deberíamos de viajar también a contra marcha”.

Eso será en un futuro cercano.  Lo que esta claro es que hace un tiempo, no muy lejano, la gente se atrevía a viajar sin móvil, GPS ni nada que los localizase y no entraban en estado de shock. Además, los viajes con los niños eran más entretenidos, porque los teníamos que distraer con canciones sin utilizar tanta tecnología como ahora. En fin, aquellos años maravillosos.

Etiquetas