EN 'LA LINTERNA'

Si un miembro sufre, todos sufrimos

José Luis Restán, director editorial de la Cadena COPE, ha hablado de la carta enviada por el Papa para expresar su vergüenza y arrepentimiento por los casos de abusos sexuales

Papa Francisco. Foto: Agencia EFE

COPE.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 01:23

José Luis Restán ha afirmado que el gesto de Francisco “no es totalmente inédito porque hay que recordar la carta de Benedicto XVI a todos los católicos de Irlanda cuando explotó uno de los episodios en cadena de esta lacra tan dolorosa para Iglesia”. Ahora Francisco habla de una carta a todo el pueblo de Dios: a todos los cristianos, a los católicos que están en los cinco continentes. Restán ha comentado que ve “un remarcado de todos los Papas desde Juan Pablo II, que suponen un giro de mentalidad y de decisión dentro de la Iglesia”.

Con el informe del Gran Jurado de Pensilvania se hace referencia “a casi seis décadas”, por tanto muchos de los protagonistas ni siquiera están vivos”. Es un repaso doloroso que vuelve a traer a la luz la gran crisis que explotó en Estados Unidos. Restán ha comentado que “por desgracia no ha sido sólo Estados Unidos. También se suman a este dolor Irlanda, Australia y el caso chileno que ha explotado en los últimos meses”. La cuestión de los abusos sexuales es una lacra y una tragedia a nivel social y mundial. También ha comentado que “personas a las que se ha confiado el cuidado, la educación y el crecimiento de los más vulnerables, de los niños y los jóvenes, hayan invertido de un modo tan monstruoso su misión es un misterio al que la Iglesia tiene que hacer frente”. “En la tradición de la Iglesia se habla de misterio de iniquidad”, ha comentado el director editorial de la Cadena COPE.

Restán ha afirmado que “la carta es un grito a las víctimas para pedirles perdón, para decirle que estamos con vosotros a pesar de todos los errores enormes cometidos, y un grito a Dios porque la carta termina pidiendo oración, ayuno y penitencia a todos los católicos”. Para terminar ha asegurado que “no podemos mirar para otro lado, porque nos afecta a todos como miembros del cuerpo que es la Iglesia”.

Lo más