• Martes, 16 de julio 2024
  • ABC

COPE

Un policía herido durante los disturbios del procés, en Herrera en COPE: "Nos hemos sentido abandonados"

Ángel Hernández tuvo que solicitar la jubilación anticipada por los daños irreversibles que sufrió y ha contado a Carlos Herrera cómo fueron aquellos días de protestas en Cataluña

Vídeo

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:31

Ángel Hernández es uno de los policías nacionales heridos de gravedad durante los disturbios del procés. Fue en octubre del año 2019, en el marco de la operación Ícaro, con el fin de reprimir las protestas de Tsunami Democràtic. Y este martes, el juez García Castellón toma declaración a dos agentes de la Policía Nacional que resultaron heridos en los incidentes ocurridos en la plaza de Urquinaona de Barcelona.

Uno de ellos es Ángel Hernández, quien antes ha pasado por los micrófonos de 'Herrera en COPE', donde ha asegurado que "fueron días muy complicados", no solo para el cuerpo, sino para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Hernández estaba en el Aeropuerto de El Prat y fue llamado, junto al resto del equipo, a la plaza de Urquinaona "porque el hostigamiento que están sufriendo el resto de grupos había provocado que alguno se quedara sin medios".

El ambiente allí era "totalmente caótico", ha explicado. "Contenedores ardiendo, llamas por todos los lados, lluvia de adoquines, lanzamiento de cócteles molotov, botellas con ácidos corrosivos...". La vida de Ángel Hernández, sin embargo, cambiaría su vida para siempre. "Tomamos posiciones y lo que allí sufrimos fue un hostigamiento continuo, que iba creciendo a cada momento, cada vez eran más virulentos los ataques".

Ha relatado a Carlos Herrera que no podían avanzar, tan solo mantener las posiciones. "En un momento, los adoquines se tornaron de mayor tamaño. Estamos manteniendo la posición y de repente siento un impacto muy fuerte en la cara anterior de mi antebrazo, hace que suelte la bocacha, la escopeta con la que lanzamos las pelotas de goma, y pierdo la sensibilidad en la mano", ha confesado. Al sujetarse el brazo, ha agregado, "recibo otro impacto de gran tamaño en el omoplato izquierdo que casi me tira al suelo. Me doy cuenta de que tengo el brazo roto, me lo han destrozado porque mi mano es inservible, no puedo hacer nada".

Fue gracias a una periodista que estaba en la zona y una serie de vídeos que grabó, cuando el agente descubrió que las baldosas estaban siendo lanzadas desde las azoteas. "Se puede observar que esas casi baldosas completas las estaban tirando desde las azoteas. Provienen de una gran altura. En el mismo lugar donde me fracturan el brazo es donde escasos 10 minutos después hieren a Iván, el compañero de Vigo que estuvo en coma".

El agente tuvo una fractura abierta. Tuvo que ser trasladado a la jefatura en un furgón policial, porque el estado de la carretera no permitía llegar a las ambulancias. "Tengo una limitación de movimiento en la mano derecha porque no puedo hacer un giro de 180 grados con mi mano, solamente puedo hacer uno de 90. Nos hemos sentido abandonados por la Administración, muy bonito estar para la foto y después no acordarse de nadie, para mí fue el mayor disgusto, fue una sensación muy desagradable", ha lamentado.

De hecho, Hernández ha tildado de "agria" esta situación. "Saber que tú tienes unas secuelas que las vas a tener durante toda tu vida, porque esto es irreversible, y que los responsables de promover las lesiones que sufrimos, hayan sido indultados y vayan a ser amnistiados, me decepciona profundamente", ha concluido.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar