Herrera: "Sánchez ha demostrado que no tiene ningún escrúpulo cediendo a las exigencias de Torra"

El Gobierno socialista abochorna al Estado aceptando un "relator" para debatir el futuro político de Cataluña

Carlos Herrera

Carlos Herrera

'Herrera en COPE'

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 11:07

Audio

 

Señoras, señores, me alegro, ¡buenos días!

¿Qué tal, señoras y señores? ¡Qué alegría me da saludarles en un día de miércoles que es el que hace 6! Es decir, que en cuanto pasen 22, que no llega a ser... Bueno, que no llega a ser cuatro veces lo que ha pasado de mes, estaremos ya a cinco veces de lo que ha pasado desde las uvas para que nos volvamos a comer las uvas. Esto... Ojo, que alguna gente cree que qué gracia de cuentas. No, no, gracia de cuentas, no. Que es el tiempo que pasa, eh. El tiempo que va pasando y que nos va dejando perlas.

Bueno, todos los días del cielo nos cae una perla. Ayer nos cayó otra perla en forma de noticia que tiene que ver con el Gobierno de España y con este presidente del Gobierno de España que abochorna a todos. Hasta a los propios. Yo creo que abochorna hasta los más inmediatos. Hombre, su "guardia de corps" se entiende que no porque es a quien se les ocurre todas estas cosas. Pero, desde luego, pregúntale a algunos barones socialistas qué les parece la última que se le ocurre a Pedro Sánchez a las puertas del juicio por el proceso catalán, que es que el Gobierno de España necesita un relator para hablar con Cataluña.

ESCUCHA AQUÍ EL EDITORIAL COMPLETO DE HERRERA

¿Un relator qué es? Un mediador. Piense usted de lo que estamos hablando. Gobierno de España con una administración regional, que le dolerá mucho a la administración regional que se le llame administración regional, pero es lo que es. Igual que la vasca, igual que la andaluza, igual que la canaria. Necesita un mediador, que es una vieja pretensión, por cierto, nacionalista, independentista cuando han luchado y han soñado con internacionalizar un conflicto.

Vídeo

 

Ahora ustedes decidan el nombre que le quieren poner a esta acción política. Traición, insulto a la democracia, rendición, capitulación, humillación, bochorno, vergüenza ajena... Pero que alguien así sea presidente del Gobierno ya nos da una idea de los tiempos que vivimos. Que el Gobierno de España, vuelvo a decirle otra vez la misma idea para que la mastique durante todo el día, necesite un mediador para hablar de cuestiones delicadas con una administración regional, que es la Generalidad de Cataluña, en fin... Que tu tiempo te lo marque una banda de golpistas, una banda de independentistas, es de un patetismo sin precedentes. Y todo por seguir en la Moncloa, eh. Todo por mantenerse allí hasta el año 2020 si puede. Y después, a ver si a medida que gana tiempo el CIS de Tezanos todavía le engorda un poquito más las pretensiones, que yo no sé por qué no convoca elecciones con las encuestas que le da Tezanos.

Miren, estamos ante un tipo, Sánchez, que no tiene absolutamente ningún escrúpulo. Ninguno. La cara dura más granitica que se ha conocido en la política española posiblemente desde Fernando el Santo. Bueno, desde Viriato, como ustedes quieran. Que, encima, escribe un libro, que se supone que lo ha escrito él en los ratos libres en los que no gobierna. Yo no sé, cuando va en el Falcon o algo parecido, que se llama 'Manual de la resistencia' o 'Manual del perfecto caradura'. Lo escribe siendo presidente del Gobierno para, a lo mejor, dejando, incluso, tiempo de gobernar, si es que lo ha escrito él.

Bueno, a lo importante, cómo es posible que acepte un mediador al estilo de los paniaguados de Aiete que iban, que mediaban entre Rodríguez Zapatero y ETA, en una clara sesión a esa obsesión del independentismo. Miren, nombrar un mediador es tácita y casi explícitamente reconocer un conflicto. Y reconocer un conflicto entre administraciones es mandar un mensaje en clave internacional. Es desprestigiar internacionalmente a España porque ya solo falta que llame a los Cascos Azules, como decía David ahora en la reunión, a un tío de la ONU, o que ponga, como dice San José, a Mayor Zaragoza ya de mediador en la mesa, que sería el perfil perfecto porque no hay nadie como éste también.

Además, cuando transige con eso el Gobierno de Sánchez, encima el tal Torra desvela los 21 puntos del documento que le pasó a Pedro Sánchez en aquella cumbre entre gobiernos en el Palacio de Pedralbes en Barcelona. 21 puntos que decían autodeterminación, no amenazar con el 155, aislar a los neofascistas, hacer un debatito sobre la monarquía porque ya que estamos, no vaya a salir otra vez el Rey y nos plante un discurso como el del 3 de octubre que nos deje temblando. No a la complicidad de la ultraderecha con la justicia y la policía, mediación internacional, que esto ya es más o menos lo que ha conseguido, y acabar con los abusos policiales contra Cataluña.

Fíjense ustedes, abusos policiales contra Cataluña. ¿A qué se refería con eso? Bueno, pues las cosas que ha ido consiguiendo del Gobierno de Sánchez para que le aprueben los Presupuestos y pueda seguir Sánchez con un poquito más de holgura en el cargo, le recuerdo que han sido... Hombre, pulirse a la Abogacía del Estado, presionar para que retirara el delito de rebelión de sus peticiones y lo dejara en sedición, cargarse a un auditor general, hacer interlocutor a Puigdemont, cuestionar la prisión provisional, anunciar indultos y... Bueno, abominar del 155. Y ahora la victoria de la propaganda, que es sentarse con un relato, mediador en una mesa de partidos. En realidad lo quieren vender como una mesa de partidos desde hay un tío que toma nota, una secretaria... No, no, no. Es una mesa de gobiernos.

Es una mesa de gobiernos donde va haber un mediador que, además, algunos quieren que sea del PNV. Urkullu ahí mediando. Hombre, a otros, a los catalanes estos les gustaría que fuera, pues uno de los tíos estos. Un sudafricano de estos, un irlandés... Estos caraduras que andan por ahí por el mundo. Una Mayor Zaragoza de estos pero de cualquier otro sitio.

Díganme ustedes si decidir eso es vergonzante o no porque en la credibilidad internacional de España lógicamente desciende. Y, además, esta acción blanquea los golpistas. Y me surgen varias preguntas. Una de ellas es qué va a hacer el señor Borrell, que ha largado, cuando le han preguntado, responsabilidades a la vicepresidenta. ¿Va a dimitir? Porque, desde luego, en la prédica de Borrell no estaba absolutamente nada de esto. Calificada de terapia de ibuprofeno o algo o así. Alguien va a tener que estudiar si esto es o no es prevaricación.

Hoy dice la vicepresidenta Carmen Calvo: “Dialogar no es delito”. Y si es delito que alguien me culpe y cumpliré la condena. Esta teatralidad cursi que ponen en marcha. No, no, dialogar no es delito. Claro que no lo sé. Pero ceder a chantajes sí. Y ceder a chantajes desde el mayor puesto de gestión administrativa de la política en España.

Y mientras tanto, otro ataque a la educación concertada y otro... Todo por un voto a los Presupuestos que va a ser muy, muy difícil, por otra parte, que también recurren los Esquerra con un juicio empezando y con tíos a los que se le piden penas de 25 años. Pues ahí lo tienen. Con estos nos vamos a entretener esta mañana. No crea que no.

Lo más