Luis del Val: "El progresismo es patrimonio del PSOE y todo lo demás es franquismo"

El periodista analiza la incapacidad de Sánchez para ser investido presidente con su particular ironía

Audio

 

Luis del Val

Colaborador

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:07

Tras el acto de propaganda electoral organizado en Moncloa, y retransmitido a toda España, se me han despejado algunas dudas, y me han sobrevenido otras. Me ha quedado claro que si se repiten elecciones no es por la incapacidad de Pedro Sánchez, sino del PP, Ciudadanos, Unidas Podemos y del cuñado de un amigo mío. Menciono al cuñado de mi amigo porque el otro día nos confesó, en una cena, que siempre había votado al PSOE, pero que en las pasadas elecciones se abstuvo. Por culpa del cuñado de mi amigo, y de otros muchos, vamos a tener elecciones.

También quedó prístino que la manera de que, tras las elecciones, no se convoquen otras enseguida, es proporcionarle la mayoría absoluta a Pedro Sánchez para que no tenga que negociar con partidos que él calificó de desleales e irresponsables. Si no queremos que nos gobiernen desleales o irresponsables todos tenemos que votar a Pedro Sánchez, que conformará un gobierno progresista.

Y aquí es dónde vienen mis dudas, porque lo del progresismo viene a ser como el bálsamo de Fierabrás, que se aplica a todo sin saber muy bien por qué. Ya sé que la bicicleta es progresista y el automóvil es de derechas, lo conduzca un fontanero o el chófer de un oligarca. Bien, pero si quiero ir a mi pueblo, a Zaragoza, y cojo el coche, ¿ya no soy progresista? Podría ir en bicicleta, claro, pero a mi edad, más de cuarenta kilómetros diarios no aguanto, y eso supone que tardaría ocho días en llegar a Zaragoza. ¿Y dónde duermo esos ocho días. ¿Y cómo voy a subir la cuesta de la Muela?

Como todos vamos a votar a Pedro Sánchez para que haya un gobierno progresista, el ministro de Educación que nombre debe promover las facultades de Ciencias del Progresismo, licenciados que luego nos enseñarán si las acelgas son más progresistas que los garbanzos o si la montaña es progresista y la playa es de derechas.

¿Es progresista el Acueducto de Segovia? Tengo mis dudas. ¿Y si no es progresista, lo tenemos que derribar? Pedro Sánchez es progresista, está claro. ¿Y Pablo Iglesias qué es? ¿Un progresista pasado de rosca? ¿El carlismo, reconvertido en nacionalismo, es progresista?

Pudiera ser que sea progresista todo lo que hace y dice Pedro Sánchez, pero, aunque resulte entretenido estar siempre pendiente de él, tenemos familia, trabajo, ocupaciones, y no podemos estar todo el día escuchándole para convertirnos en unos progresistas de provecho. Desde luego, queda claro que el café-café, o sea, el progresismo-progresismo, es patrimonio del PSOE y todo lo demás son franquicias de irresponsables.

Y que el progresismo gobernará para todos los españoles progresistas. Por ejemplo, al progresista valenciano Ximo Puig le van a dar 250 millones de euros de adelanto, pero no a los murcianos, que no tienen un presidente autonómico progresista. La progresista ministra de Hacienda en funciones electorales lo ha anunciado. Espero que los murcianos aprendan la lección y voten en masa a Pedro Sánchez para evitar que los castiguen por no ser progresistas. Pasado mañana, viernes, habrá otro acto de propaganda electoral, tras el consejo de ministros. El gobierno en funciones electorales anunciará sus medidas progresistas. Y así hasta el 10 de noviembre. 

Lo más