Schlichting: "Donde digo digo, digo Diego"

 

  • item no encontrado

'Fin de Semana' COPE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 01:24

¡Muy buenos días queridos oyentes! ¡Ya estamos aquí! Comienza la temporada de radio con las caras morenas y la memoria de las playas y las montañas de España. Hace calor, mucho oleaje en Cádiz y hay operación retorno a lo bestia, cuatro millones de desplazamientos, muchos de vosotros nos oís desde el coche y os pedimos calma y paciencia, tranquilos que lo importante es la prudencia. Además ¿qué mejor que un largo viaje en carretera para subiros a la furgoneta de 'Fin de Semana' con Marci Ortega, Jesús García Ercilla, Diego González, Sofía Gonzalo y nuestra nueva incorporación, que viene de La Linterna, Paloma Rodríguez.

Te saluda Cristina López Schlichting… completamente perpleja. ¿No os dije que cuidáseis el patio? ¿Qué vigiláseis? ¿Qué a los españoles no se nos puede dejar solos? ¡Pues he vuelto y a la política española no la conoce ni la madre que la parió, que diría Alfonso Guerra!

Primero, cuando yo me marché, los emigrantes eran un bien, personas acosadas por la guerra y la injusticia que merecían nuestro respeto. Era el tiempo del Aquarius ¿os acordáis? Ahora escucho al ministro Marlaska y me hago cruces.

Luego está lo de Cataluña. Dejamos al mandatario Torra y a Pedro Sánchez en un romance de amor ¡pero si esto se había arreglado! Si se levantó el 155 y se acercaron los presos golpistas y era todo miel sobre hojuelas! ¿Pero qué es esto?

¿Y estas amenazas? ¡Pero si esto parece el PP! ¿Cómo me ha cambiado este hombre en mes y medio?

Vamos a ver, vamos a ver. Iba a ser el tiempo de la pluralidad y la transparencia y me dicen que Rosa María Mateos ha hecho purga en RTVE y ya sólo ascienden los compañeros pelotas de la izquierda radical y por cargarse, se cargan hasta Saber Vivir, que ayudada a cuidarse la circulación de las piernas!

No entiendo nada. Que dejamos todo esto ordenadito ¿os acordáis? Todos los partidos de izquierdas unidos a los nacionalistas periféricos y ahora están peleados por los impuestos, como explica el PDCAT

Y luego el feminismo, que resulta que el Gobierno con más mujeres de la historia de España ha registrado un Sindicato de Prostitutas, y dicen sus creadores que esto de hacer la calle es magnífico, y te enseñan, y hasta hacen cursillos para aprender técnicas erógenas. ¿Pero dónde está mi Gobierno de Pedro Sánchez, que no lo reconozco? Vale, vale, que han dicho las ministras de Trabajo e Igualdad que lo van a arreglar enseguida, ¿pero quién ha sido el tonto -o la tonta- en el ministerio de Trabajo, que tan aseado dejó Fátima Báñez, que ha podido considerar siquiera que un burdel es un trabajo y ejercer en el quicio de la mancebía un privilegio?

¡Qué de cambios y mudanzas y veleidades en un verano queridos amigos! ¡Os dáis cuenta? Que no podemos ni irnos de vacaciones porque donde dije digo digo Diego y ahora, a la vuelta, es malo el emigrante, y peligroso el independentismo catalán, y enemigos los del PDCAT y buenas la purga televisiva y la prostitución!

Es que me troncho con Pedro Digo Diego. Que capacidad de transformación, que travesti de oro, que soltura en la mudanza, ole tus narices!

En fin, nos queda el consuelo de la ministra Celá, que ayer en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros nos prometió la felicidad. Como lo oyes. España va a ser feliz. Corre, conduce con prudencia pero corre a tu casa porque en A Coruña, Zaragoza, Barcelona o Huelva te esperan la paz y la concordia, la tranquilidad y el bien.

¿Por qué? ¿Cómo vamos a ser felices? Hay sufrimientos mundiales que precipitan migraciones por doquier, hay problemas sociales por ello, hay debate presupuestario y está en cuestión la unidad de España, pero ténganse todos, no cunda el pánico, porque vamos a mover el cadáver de Franco y aquí paz y haya gloria.

Como lo oyes, que mover al dictador va a cambiar tu vida. Que enterrarlo en otro sitio cambia la Historia y el pasado, revive a los hombres y hace felices a los españoles! Como otrora los americanos, un pase de tanatorio y camposanto y ya está lo problemas resueltos! ¡Ole, ole, ole la España cañí!!!!

Lo más