En 'El Espejo'

“El cardenal Stefan Wyszynski ofreció su vida por la salud del Papa”

El cardenal polaco fue una figura fundamental en la Polonia del siglo XX

Audio

El cardenal Stefan Wyszynski, junto al Papa San Juan Pablo II.

Natxo de Gamón
@NatxodeG

Redactor de Religión

Madrid

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:42

Hace unos días, el Papa Francisco autorizaba un decreto de la Congregación para las Causas de los Santos por el que se reconocía un milagro atribuido al cardenal Stefan Wyszynski, que fue arzobispo de Varsovia y primado de Polonia. Una figura fundamental para entender la Polonia del siglo XX, especialmente durante la etapa más dura del comunismo, y un gran testigo de la fe. Muchos recuerdan también su llegada al cónclave de 1978, junto a Karol Wojtyla, el joven arzobispo de Cracovia que se convertiría en el Papa Juan Pablo II, con el que mantuvo una fraternal relación.

En 'El Espejo', el profesor y analista internacional Antonio R. Rubio Plo ha repasado la figura del cardenal polaco. Nacido en 1901, durante la invasión nazi formó parte de la Resistencia que le hacía frente a las fuerzas alemanas. “Como el pueblo polaco, no quería perder su cultura. Y no lo consiguieron. La cultura y, con ella, también la fe, resistieron el embate de la Segunda Guerra Mundial gracias a hombres como Wyszynski”.

Y es que Wyszynski representa como pocos ese 'alma' del pueblo polaco que defiende la libertad basada en la gran tradición cristiana del país cuando comienza un largo período de dominación del comunismo. “En la época de entreguerras, fue un gran estudioso de la Doctrina Social de la Iglesia. De hecho, cuando volvió a Polonia en los años 30, algunos lo consideraban un poco rojo. Y, en teoría, los que iban a proclamar el socialismo debería entender mejor las preocupaciones sociales, pero no fue así, y Wyszynski fue perseguido en la época comunista”, explica el profesor Rubio Plo.

Wyszynski pasó tres años recluido en un convento, impedido para llevar a cabo su ministerio episcopal. Pero, cuando llegó el momento, el arzobispo fue capaz de dialogar con el régimen para que la Iglesia pudiera llevar a cabo su misión. “Algunos críticos le decían que estaba pactando con el diablo, y el les contestaba que no pactaba con el diablo, sino con los hombres, y dice una frase que a mí se me ha quedado marcada: 'No tenemos enemigos, tenemos hermanos que ignoran de momento los lazos que nos unen'. A pesar de todo, fue dialogante”, señala el analista.

“El cardenal Stefan Wyszynski ofreció su vida por la salud del Papa”

El cardenal Stefan Wyszynski abraza al Papa San Juan Pablo II 

Wyszynski y Wojtyla tuvieron una relación muy hermosa. Eran dos hombres de diferentes generaciones pero compartían, entre otras cosas, la misma fe. Dos temperamentos distintos que vivieron una relación bellísima que tuvo un desenlace que probablemante ninguno de los dos esperaba: que el más joven, Wojtyla, acabara convirtiéndose en el primer Papa polaco de la historia. “La relación comienza durante los años 60, cuando Karol Wojtyla ya es obispo. Pero la gran ocasión será durante el Cónclave de 1978. Hay una fotografía de cómo se abrazan los dos, y cómo el cardenal Wyszynski reposa por un momento en brazos del Santo Padre”, rememora el profesor Rubio Plo.

“De hecho, el cardenal Wyszynski murió a finales de mayo de 1981, unos 15 días después del atentado contra Juan Pablo II, y se cuenta que el cardenal, ya muy enfermo, ofreció su vida por la salud del Papa”, concluye Antonio R. Rubio Plo.

Lo más