También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Los violentos imponen su discurso el 1 de mayo en París

Los Black-Bloc montan una batalla campal en las calles de...
Los Black-Bloc montan una batalla campal en las calles de París el Primero de Mayo. REUTERS

El mensaje que los sindicatos querían pasar el 1 de mayo, Día del trabajador, ha quedado olvidado tras las violencias protagonizadas por 1.200 Black-Bloc que se habían dado cita en las calles de París. Por allí por donde pasaron el aspecto es desolador: esqueletos de coches calcinados, comercios saqueados y mobiliario urbano destrozado. La mañana de este miércoles todavía permanecían detenidas 109 personas.

Estos grupos son movimientos anarquistas y anticapitalistas cuyo medio de actuación es la violencia, van vestidos de negro y actúan con el rostro cubierto para evitar ser reconocidos. Según una nota confidencia de la policía que revela hoy Le Parisien, las fuerzas del orden habían previsto la presencia de estos grupos radicales entre "400 a 800 miembros del movimiento contestatario radical " que podía elevarse, como así fue, hasta entre "1.000 a 1.500 procedentes del extranjero". 

El prefecto de París, Michel Delpuech justificó la presencia de 1.500 policías para hacer frente a los violentos, y defendió su actuación, felicitándose de que habían logrado que no hubiera heridos, aunque el ministro del Interior, Gérard Collomb, ha anunciado esta mañana que en las próximas manifestaciones "habrá más policías".

Pero esta decisión no oculta las numerosas críticas que recibe por haber dejado que los Black Bloc pasaran a la acción sabiendo con anterioridad que esto podía ocurrir.

El primer secretario del Partido Socialista, Olivier Faure, ha pedido una investigación parlamentaria para saber por qué las fuerzas del orden tardaron en intervenir.

La presidenta del Frente Nacional, Marine Le Pen, exige que se ilegalicen estos grupos y acusa al gobierno de una cierta "complicidad" frente a "estas milicias de extrema derecha".

Mientras que el líder de la CGT, el sindicalista Philippe Martinez, invita al titular del Interior a que dé "otras explicaciones" y no incrimina a los policías, sino a "los que dan órdenes, los que dan contra-órdenes, o los que no dan ninguna orden". 

Lo más visto