También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Iván Duque, el novato que lidera las encuestas a la presidencia de Colombia de la mano de Uribe

El ya oficialmente candidato es, como muchos otros líderes colombianos, un político de cuna

Iván Duque, el novato que lidera las encuestas a la...
 
  • Héctor Estepa

Iván Duque Márquez (Bogotá, 1976) era hasta hace cuatro años un auténtico desconocido en la política colombiana. Todo cambió en 2014, cuando el ex presidente Álvaro Uribe lo incluyó en las listas al Senado de su partido, el Centro Democrático. Ahora se ha convertido en el candidato del centro derecha ‘uribista’ a la presidencia de Colombia. Se impuso el pasado domingo en unas “primarias” entre otros candidatos de derecha. Consiguió más de 4 millones de votos. Lidera las encuestas de cara a la primera vuelta del 27 de mayo junto al izquierdista Gustavo Petro.

El ya oficialmente candidato es, como muchos otros líderes colombianos, un político de cuna. Su padre, Iván Duque Escobar, fallecido en 2016, fue gobernador de Antioquia, ministro de Energía y Minas en el Gobierno de Belisario Betancour (1985-86) y registrador nacional entre 1999 y 2002. De él heredó su amor por la lectura –tenía una biblioteca con 17.000 libros- y el arte.

El candidato ‘uribista’ es abogado de la Universidad Sergio Arboleda. Aunque estudió leyes, su verdadera vocación parece ser la economía. Cursó maestrías de Derecho Internacional Económico en la American University y de gerencia pública en la Universidad de Georgetown. Tiene estudios de negociación estratégica y Fomento en Harvard. mInició su carrera política como asesor del presidente Juan Manuel Santos en el ministerio de Hacienda, durante el gobierno del conservador Andrés Pastrana, a principios de siglo. De allí pasó a ejercer como consejero principal para Colombia, Perú y Ecuador del Banco Interamericano de Desarrollo. Posteriormente se hizo cargo de la división de Cultura, Creatividad y Solidaridad. Trabajó en el órgano regional entre 2001 y 2013. Fue entonces cuando se reunió con el ex presidente Uribe, quien le convenció para presentar su candidatura al Senado. “Me impresionó su talante, su liderazgo y su claridad”, ha dicho Duque sobre quien considera su mentor.

En el Congreso ha impulsado leyes como la de aumento de licencia de maternidad, o la Ley Naranja para el incentivo y la inversión de las industrias creativas. Su agenda política incluye la reducción de impuestos, con énfasis en conseguir la creación de empleos formales, y el aumento de salarios. Pretende realizar reformas estructurales en la Salud y la Educación. Dice querer luchar contra la corrupción y la delincuencia, y estar dispuesto a defender la familia convencional. Fue, junto a Uribe, uno de los principales críticos del pacto de La Habana firmado entre el Gobierno de Santos y la ex guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), hoy convertida en partido político. Su posición con respecto al acuerdo es más moderada que la de algunos miembros de su partido, pero modificaría parte de lo pactado. Está en contra de que los responsables de crímenes de lesa humanidad no paguen cárcel.

Tendrá que superar las críticas de quienes consideran que es una “marioneta” de Uribe, el todavía mayor líder de opinión del país y quien le acompaña a la mayoría de sus mítines. Los seguidores del Centro Democrático sabían que el representante del ‘uribismo’ sería quien dijese el ex presidente. Uribe dijo Duque, y Duque es el candidato. Le diferencia de su mentor su juventud. Tiene 41 años, algo inusual entre los candidatos colombianos a la presidencia. Está casado con María Juliana Ruiz, una abogada que trabajó en la Organización de Estados Americanos. Tienen tres hijos.

Además de la lectura, Duque es un apasionado del fútbol –sigue al América de Cali- y la música. Le encanta el rock. Fue vocalista de una banda en su colegio. Es fan de grupos como Led Zeppelin, Metallica, Iron Maiden y Megadeth. También le gustan Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, artistas en las antípodas de su pensamiento político, lo que le ha costado, dicen, no pocas bromas entre sus compañeros de partido. Se jugará la presidencia, si las encuestas aciertan, con Gustavo Petro, señalado por el ‘uribismo’ de ser simpatizante del Gobierno venezolano, y que se presenta con un programa totalmente antagónico al de Duque.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado