También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
JUICIO SECUESTRO

La Audiencia de Girona absuelve a dos guardias civiles acusados de secuestro

La Audiencia de Girona ha absuelto por falta de pruebas a los dos guardias civiles del cuartel de Igualada (Barcelona) que fueron juzgados en febrero como presuntos autores de un secuestro.

  • Agencia EFE

La Audiencia de Girona ha absuelto por falta de pruebas a los dos guardias civiles del cuartel de Igualada (Barcelona) que fueron juzgados en febrero como presuntos autores de un secuestro.

Los dos agentes estaban acusados de secuestrar el 6 de noviembre de 2013 a un vecino de Girona, llevarlo esposado a una zona boscosa, amenazarle con una pistola y exigirle unos 100.000 euros.

La sentencia de la sección tercera de la Audiencia considera que no se pudieron acreditar la mayoría de los hechos objeto de la acusación, y que, teniendo en cuenta que es la acusación quien debería haberlo hecho, "aun con el convencimiento que todos faltan a la verdad en mayor o menor grado" debe dictar "sentencia absolutoria por falta de pruebas".

Junto a los agentes fueron detenidos otros dos hombres, el dueño de una empresa de Sils, Manuel R. P. y un vecino de Santa Coloma de Farners, Manuel D. D., quienes habrían participado en los hechos.

La fiscalía atribuyó a los cuatro imputados un delito de robo con violencia con el uso de instrumento peligroso, un delito de detención ilegal y dos delitos de lesiones leves, delitos por los que pidió nueve años de cárcel para los dos agentes de la Guardia Civil del cuartel de Igualada, Jesús Isaac M. y José Antonio S., y 8 años para Manuel R. P. y Manuel D. D..

La sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Ildefons Carol, considera no acreditados muchos extremos objeto de acusación, como que alguno exhibiera una arma de fuego, que obligaran a los denunciantes a entrar en su piso, a dar una vuelta en el coche de los agentes, que les reclamaran 100.000 euros o si les produjeron las lesiones que presentaban.

Afirma el magistrado que si las declaraciones de denunciantes y testigo hubieran tenido la suficiente consistencia, la versión que dieron los acusados habría servido al tribunal, con toda seguridad, como contra-indicio de cargo, y arremete contra la versión dada por los agentes y señala que sus relatos son los de mayor "ficción" y "delirio" jamás oídos.

"Oír a los agentes con 30 años de experiencia sosteniendo que les pareció normal hacer una investigación fuera de su jurisdicción, fuera de servicio, con en el vehículo de la esposa de uno de ellos, sin advertir a sus superiores ni a los responsables del lugar y haciéndose acompañar por civiles, supera con mucho, la mayoría de relatos exculpatorios de ficción que la Sala haya oído jamás", sostiene.

El magistrado señala que si a ese relato se suma que, según los acusados, la víctima -para ellos un narcotraficante con acreditada trayectoria profesional-, habría aceptado darles todos los datos de su proveedor de droga tras una breve discusión en el portal y un paseo amigable en coche por los alrededores en el que solo charlaron, "la cosa alcanza niveles de puro delirio".

La sentencia subraya que "por suerte para los que pergeñaron tal despropósito, la versión de la otra parte, aun siendo menos imaginativa, viene sostenida por testigos que no resultan en absoluto creíbles".

La versión que dieron los dos guardias civiles al ser detenidos, tanto a los agentes de la Policía Municipal que acudió en ayuda de los denunciantes, como al comandante que estaba al mando en Girona, fue desmontada de inmediato por el oficial, que les retiró el arma y la credencial.

Lo más visto