También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
NOVELA FÍSICA

Una novela policiaca para contar una de las citas claves de la física del XX

Madrid, 30 jul (EFE).- Erwin Schrödinger, Niels Bohr o Albert Einstein son algunos de los físicos más notables del siglo XX y en 1927 participaron, junto a otros, en el quinto Consejo Solvay de Física, la reunión más importante de la historia de esta ciencia y que ahora un libro narra ligada a una trama política y policiaca.,"El año en que salvé a Einstein", del físico y tecnólogo José de la Peña Aznar, gira alrededor de esa reunión en Bruselas a la que acudieron, por primera vez desde la Primer

  • Agencia EFE

Erwin Schrödinger, Niels Bohr o Albert Einstein son algunos de los físicos más notables del siglo XX y en 1927 participaron, junto a otros, en el quinto Consejo Solvay de Física, la reunión más importante de la historia de esta ciencia y que ahora un libro narra ligada a una trama política y policiaca.

"El año en que salvé a Einstein", del físico y tecnólogo José de la Peña Aznar, gira alrededor de esa reunión en Bruselas a la que acudieron, por primera vez desde la Primera Guerra Mundial, físicos austríacos y alemanes, entre ellos Einstein o Wolfgang Ernst Pauli.

Y es que, el objetivo de los consejos Solvay -Ernest Solvay fue un químico belga promotor de estas reuniones-, era que una élite de investigadores tratasen en un clima de confianza y apertura los principales temas de discusión científica del momento.

En el encuentro del 27, al que también acudió Marie Curie, los temas fueron los electrones y fotones y la cita supuso un antes y un después en la física, explica a Efe De la Peña, para quien en ella arranca la nueva física cuántica, la de lo atómico.

Para hacer llegar al lector alguno de los descubrimientos y discusiones físicas más importantes de la época, en la que ser físico era "cool", el autor se inventa un personaje, el policía Jan van Hoff, que, después de años de baja por las secuelas psicológicas de la guerra, tendrá que velar por la seguridad de la reunión.

En los preparativos, este agente se va interesando poco a poco por los físicos y su ciencia, y el encargado de descubrírselos es Paul Ehrenfest, otro físico clave de la época: "quería contar la física sin que fuera forzado", apunta.

Así, a través de las conversaciones entre ambos, se mencionan las contribuciones de Bohr en la comprensión de la estructura del átomo o las investigaciones de Max Planck sobre la energía de un fotón.

Pero no solo, insiste De la Peña, porque su intención también ha sido la de "humanizar" a estos -muchos de ellos- premios nobel.

Por eso habla de la modestia y negatividad de Ehrenfest, del gusto por la fiesta de Schröndinger o del carácter excéntrico, el sarcasmo y torpeza de Pauli -entre los físicos del momento había una broma sobre esto; al parecer era un magnífico físico teórico pero a la hora de hacer experimentos le temían por su 'capacidad' para destrozar las cosas, lo que llamaron 'efecto Pauli'-.

"La parte de los físicos es rigurosa", afirma De la Peña, quien ha estado fraguando el libro diez años y para el que acudió a clases de escritura; no es su primera publicación aunque sí su primera novela.

En ella también hay una trama política y para narrarla el autor se inventa "un enemigo" que hace peligrar la estabilidad del consejo Solvay.

De la Peña ha editado esta vez en Caligrama, un sello de autoedición de Penguin Random House.

Lo más visto