También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Merkel y Schulz cierran su acuerdo de gobierno en Alemania

 
  • Rosalía Sánchez

El bloque conservador de la canciller alemana, Angela Merkel, y los socialdemócratas de Martin Schulz han alcanzado este miércoles un acuerdo para formar un nuevo gobierno de coalición, más de cuatro meses después de las elecciones.

Llevaban desde las cuatro de la tarde de este martes encerrados en una sala de la Casa Konrad Adenauer, la sede de la CDU de Merkel, con la intención de no salir de allí hasta que hayan logrado un acuerdo de gran coalición. Pero el pacto se les ha resistido durante muchas horas   Estas últimas y tensas horas de negociación han sido empleadas en el reparto de los Ministerios. El que más ha costado acordar ha sido el de Trabajo y Asuntos Sociales, que en principio debía ocupar la socialdemócrata Andrea Nahles, pero que fue solicitado en el último momento por los socialcristianos bávaros. También han sido muy disputados los Ministerios de Finanzas y Exteriores, enun juego en el que los partidos se están adelantando y tomando posiciones de cara la próxima legislatura. Los socialdemócratas estarán al frente de Exteriores, Finanzas y Trabajo y Asuntos Sociales y todavía no han sido hechos público los nombres de los ministros.

A la espera de que los partidos convoquen las ruedas de prensa de presentación del pacto, la atención se desvía ahora a los cerca de 460.000 militantes del SPD que deberán ratificar este acuerdo en votación y entre los que hay un gran rechazo a la idea de volver a gobiernar con Merkel. 

   Las negociaciones entre conservadores y socialdemócratas se prolongaron más allá del plazo inicialmente previsto, que concluía el domingo. Merkel admitió ayer, al inicio de la última jornada de reuniones, que se necesitarían "compromisos dolorosos" por ambas partes y se mostró "dispuesta" a afrontarlos si las ventajas predominaban sobre las desventajas por "el bien del país". Schulz, por su parte, aseguró tener "buenos motivos" para suponer que alcanzarían en esta jornada "decisiva" unos "resultados buenos, constructivos, sólidos y compartidos" para Alemania y para conformar un "gobierno estable" y "duradero".

Las conversaciones con el SPD han sido asimismo complejas porque, tras su debacle en las elecciones de septiembre, los socialdemócratas habían rechazado reeditar la gran coalición de la pasada legislatura (2013-2017).  Entre numerosas presiones, Schulz dio un giro de 180 grados, negoció un preacuerdo con Merkel y convenció a su partido en un congreso extraordinario de que se debían iniciar conversaciones formales, aunque sólo el 56 % le dio la luz verde. 

Lo más visto