Conoce Finisterre, un lugar único en el mundo

DESDE NOIA A FINISTERRE 

 

COPE GALICIA

Tiempo de lectura: 4' Actualizado 04:31

DESDE NOIA A FINISTERRE 

Abarca un territorio lleno de playas salvajes, entornos naturales intactos, moles graníticas veneradas por los Celtas, cascadas únicas vertiendo directamente al mar y miradores al Atlántico que los romanos consideraban el fin del mundo y que ahora son punto final del camino de Santiago para miles de peregrinos. Este es el recorrido de sur a norte por la costa de las rías más altas de las Rías Baixas

VILLA DE NOIA-CASCO HISTÓRICO 

VILLA DE NOIA-CASCO HISTÓRICO

 

Aunque los primeros asentamientos se remontarían al siglo VI, fue en 1168 cuando el rey Fernando II decide otorgar Carta Puebla a la Villa de Noia, en un emplazamiento fortificado para defenderse de los habituales ataques de los piratas normandos.

Nace así hace 850 años esta villa que conserva en sus calles el aire medieval que se refleja en el Museo de Laudas Gremiales que se exponen en la Iglesia de Santa María A Nova, que junto al templo de San Martiño, son de obligada visita.

Como también lo es degustar el berberecho procedente de los bancos marisqueros del entorno, producto al que se han rendido importantes restauradores

MINAS SAN FINX, LOUSAME 

MINAS SAN FINX, LOUSAME

 

Ubicadas en una zona boscosa y rodeada de riachuelos, estas minas de estaño y wolframio explotadas desde la edad del Bronce hasta la actualidad, tuvieron su apogeo desde finales del siglo XIX a mediados del XX.

Fue precisamente durante la Segunda Guerra Mundial cuando adquirieron especial relevancia, al ser un punto estratégico para abastecer a la industria armamentística, especialmente del ejército alemán.

Toda la historia de este enclave minero se recoge en el Centro de Interpretación ubicado junto al poblado generado en su entorno en el que llegaron a vivir 400 personas

OUTES 

OUTES 

  Joaquín Barreiro Cajaraville

Situado en el estuario que forma la desembocadura del Río Tambre y que cruza el espectacular puente medieval de 20 arcos de Pontenafonso, este ayuntamiento se divide en dos zonas bien diferenciadas. Una, pegada al mar con puertos deportivos y vestigios de múltiples astilleros de ribera desde donde salieron centenares de embarcaciones pesqueras de casco de madera

La otra, agrícola y ganadera enclavada en A Serra de Outes, donde destaca el Alto de Tremuzo, situado a 530 metros de altitud a apenas 3 km de la costa, lo que le otorga unas insuperables vistas.

Recomendable también su artesanía, donde destacan los Sancosmeiros, tradicionales sombreros de paja elaborados en la parroquia de Santo Ourente.

MUROS VILLA MARINERA 

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
MUROS VILLA MARINERA

 

Fundado en el s. X, Muros es un magnífico ejemplo de vila mariñeira bien conservada, lo que la convierten en uno de los pueblos más hermosos de Galicia.

Recorrer sus callejuelas, admirarse de su siempre intensa actividad portuaria y pesquera y disfrutar degustando los platos que se elaboran en su amplia oferta hostelera son algunas de las obligaciones en la visita a este abrigado puerto natural rodeado de un magnífico entorno natural

MONTE LOURO, MUROS 

MONTE LOURO, MUROS

 

Se trata de una gigantesca mole granítica de 240 metros de altura situada en la bocana norte de la Ría de Muros y que abriga en uno de sus costados a las espectacular y salvajes playas de Area Maior y Ancoradoiro, de especial interés para amantes del sur y del kite-surf, cuyas dunas encierran a la Lagoa de Xarfas, laguna natural de agua dulce. Todo ello compone un sistema incluido en la Red Natura donde proliferan anfibios, reptiles, aves como la garza real o los frailecillos y hasta nutrias.

MONTE PINDO, CARNOTA 

MONTE PINDO, CARNOTA 

 

Denominado por algunos como El Olimpo Sagrado de los Celtas, esta mole granítica de color rosado atesora casi tantas leyendas como rincones por descubrir. Mirador privilegiado sobre el Océano Atlántico, se pueden encontrar numerosos restos arqueológicos, como petroglifos y

restos de una supuesta antigua ermita, además del Castillo de san Jorge, que el obispo de Iria Flavia Sisnando mandó construir en el s. X como protección a los ataques piratas.

Cuenta con numerosas rutas de senderismo bien señalizadas y su cima se encuentra a 627 metros de altitud, desde donde se dominan las playas de Carnota y Lira a sus pies.

LIRA, CARNOTA 

LIRA, CARNOTA

 

Pequeño puerto marinero situado en el mismo municipio de Carnota, su actividad marinera hace especialmente recomendable la visita a su puerto, así como al conocido como Hórreo de Lira, que con sus casi 37 metros de longitud, está considerado uno de los más grandes de Galicia.

Dispone además de un programa de Turismo marinero, desarrollado por la Cofradía de Pescadores, con el que se puede compartir la experiencia de una jornada de pesca.

CASCADA DE O ÉZARO, DUMBRÍA

CASCADA DE O ÉZARO, DUMBRÍA

 

Formada por e río Xallas y a los pies del Monte Pindo, es la única cascada de Europa que vierte sus aguas directamente al Océano Atlántico. Con una espectacular última caída de 40 metros de altura, es igualmente espectacular tanto desde abajo donde se encuentra una central hidroeléctrica, como desde alguno de sus miradores, que permiten el disfrute de unas vistas que abarcan hasta el cabo de Finisterre.

Su espectacular desnivel ha convertido a este precioso paraje de la costa gallega en habitual cita para el ciclismo con numerosos finales de etapa de La Vuelta.

RÍA DE CORCUBIÓN 

Ría de Corcubión

 

La más septentrional y pequeña de las Rías Baixas, esta ensenada se abre al sur entre las moles del Monte Pindo y el Cabo de Finisterre, compartida por los municipios coruñeses de Cee y Corcubión. Ambos dedicados a la pesca, lo que hace especialmente agradable un paseo por sus calles, así como degustar los productos frescos del mar que cada día llegan a sus lonjas.

Recomendable también la visita a las playas que se reparten por toda la costa, y el Castillo del Cardenal, espectacular fortaleza del siglo XVIII que domina la ría y en la que dicen deambula el fantasma de Don Liborio.

FINISTERRE 

Finisterre

 

Su nombre lo dice todo. Considerado por los romanos como el Fin del Mundo, el cabo de Finisterre acoge una localidad que fuera poblada por la tribu celta de los Nerios, conocida como Dugium y visitada por los fenicios en sus intercambios comerciales por la costa atlántica.

De esa época surgen leyendas como el Ara Solis, altar de culto al sol que habría ordenado destruir el propio Santiago en su predicación por estas tierras de bárbaros, construyéndose en su lugar la Hermita de San Guillermo o de la Fertilidad, donde hasta el siglo XVIII las parejas se tumbaban sobre una piedra en busca de descendencia.

El Cabo de Fisterra y su faro son hoy en día el fin del Camino de Santiago para miles de peregrinos que siempre podrán presumir de haber disfrutado de la puesta de sol más occidental de todo Occidente.

Lo más