Una gran tormenta de granizo impacta en Logroño

Las fuertes lluvias y tormentas provocan inundaciones y obligan a cerrar calles de Logroño al tráfico. Policía Local, Bomberos, Protección Civil, sanitarios siguen trabajando para normalizar la situación.

Álvaro de los Ríos.

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 09:44

Después de la tempestad ha llegado la calma; hoy, lunes 16 de julio, el cielo está cubierto y continúan activos los avisos por tormentas. Logroño registraba, a última hora de la tarde de ayer domingo, una fuerte tormenta acompañada de lluvia, viento y granizo, con un tamaño de unos dos centímetros. Eran las 20:30 horas y en tan solo unos minutos los termómetros bajaban de los 30 grados a los 18 grados, un descenso térmico de  -12 en la ciudad que durante unos pocos minutos, quedaba cubierta de blanco debido al granizo, del tamaño de una canica en muchos casos.

Debido al episodio de tormentas se han dado alrededor de 90 incidencias en el teléfono de emergencias SOS Rioja 112 relacionadas con la abundante precipitación entre las 20:30 y a las 22:50 horas. Casi todas ellas se han producido por la gran acumulación de agua en las calles, vías, carreteras impracticables para el tráfico, y algunos garajes y viviendas del casco urbano de Logroño, siendo afectadas muchas de las calles de la zona Oeste, Norte y Este del mismo. Hay que sumar caídas de árboles y de sus ramas consecuencia de las rachas de viento que superaron según las estaciones meteorológicas los 91km/h y los 7 litros (mm), lo que ha obligó a cortar algunas calles al tráfico, sin que se hayan producido daños personales, pero sí materiales. La carretera de Logroño a Mendavia permanece cerrada al tráfico y también han permanecido cortadas al trafico de forma temporal las calles San Gregorio, Norte y Madre de Dios, entre Luis de Ulloa y el centro comercial Berceo. La Policía Local, Bomberos, Protección Civil y servicios sanitarios trabajan para tratar de normalizar la situación.

La Rioja, según la Agencia Estatal de Meteorología, se encuentra hoy en alerta naranja por lluvias, con la previsión de una precipitación acumulada en una hora de treinta milímetros; tormentas, que pueden ir acompañadas con granizo de más de dos centímetros; y probabilidad de rachas fuertes o muy fuertes de viento. Desde el pasado día trece, la comunidad riojana atraviesa un episodio de tormentas, con lluvia y granizo que, por ejemplo, provocó que el SOS Rioja registrara en esa fecha setenta incidencias, según detalló en su página web.

Esas incidencias fueron, sobre todo, de inundaciones de bajos, limpiezas de calzada, caída de árboles y el desprendimiento de una pared meridiana de una casa en Sorzano. La tormenta de ese día recorrió, de oeste a este y desde la sierra hasta el valle, la práctica totalidad del territorio riojano y afectó a numerosos municipios y carreteras. Además, cerca de un centenar de personas del cámping de Navarrete fueron desalojadas debido a esa tormenta.

Lo más