Once casos de acoso a docentes en La Rioja durante el curso 2018-2019

De los once casos, dos profesores decidieron voluntariamente cambiar de centro porque su labor se hacía prácticamente imposible de desarrollar 

Once casos de acoso a docentes en La Rioja durante el curso 2018-2019

Rocío Ruiz

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 15:21

El Defensor del Profesor en La Rioja, creado por ANPE, ha registrado -en el curso 2018-2019- un total de once casos graves de acoso a profesores, dos de los cuales han tenido que cambiar de centro educativo. Unos datos que para ANPE representa "una alarmante cronificación" de las situaciones de acoso contra docentes en nuestra región. 

El servicio Defensor del Profesor es una respuesta para los docentes que sufren situaciones de conflictividad en los centros educativos. Desde su puesta en marcha en el año 2005, a nivel nacional, ha atendido a más de 37.000 profesores.

Desde este servicio -gratuito- se asesora en función de cada problemática, poniendo en conocimiento de los interesados las acciones concretas que pueden emprender para activar los diferentes recursos de que disponen, tanto a nivel de la comunidad escolar como de la administración, a fin que los agentes sociales intervengan para detener el problema porque "solo asumiendo cada uno se responsabilidad y actuando con seriedad y rigor se podrán atajar los problemas de convivencia en centros escolares".

Así lo ha explicado la coordinadora del servicio del Defensor del Profesor en La Rioja, Clara Álvarez, quien ha indicado, además, que en el caso de nuestra región, los once casos recogidos responden todos a la escuela pública y, sobre todo, comprende a profesores de la educación Secundaria y Primaria.

Entre los tipos de conflicto, Álvarez ha detallado que se tratan de problemas para dar clase, acoso de alumnos y/o de padres, problemas con otros profesores, con el equipo directivo o con la administración "aunque, en muchos casos, se mezclan las incidencias".

Además, la coordinadora regional ha querido constatar el aumento de casos de acoso que sufren los profesores por "adultos", es decir, "no tanto por los propios alumnos sino por padres, otros profesores, equipo directivo o administración".

En La Rioja, ha continuado Álvarez, "el curso 2018-2019 no fue tan violento como el anterior, cuando se registraron 15 incidencias de acoso, pero resulta preocupante el aumento de casos de Secundaria y, sobre todo, en Primaria, suponiendo un 81 por ciento del total, mientras que disminuyen o no existen en otros niveles educativos".

Así, ha continuado, "lo más alarmante es que la violencia por parte de padres, otros profesores o directivos ha aumentado, frente a la que procede los alumnos".

Desde el Defensor del Profesor de La Rioja explican también que la distribución geográfica de los casos se corresponde, en general, a los niveles de población de las mismas, "de ahí que más de la mitad de las incidencias se produzcan en la zona media (Logroño y Lardero), mientras que en La Rioja Alta solo se tuvo que atender un caso", ha explicado Álvarez.

Entre los cauces de comunicación que usaron los afectados, destaca el aumento de las visitas presenciales y las consultas por teléfono. En el caso del correo electrónico, no se ha registrado ni una incidencia grave porque, según la coordinadora regional, "las incidencias suelen ser muy complejas y, por ello, los profesores prefieren utilizar otros cauces que no explicarlo a través de un correo electrónico".

Clara Álvarez ha explicado que, respecto al tipo de conflictos denunciados, "con frecuencia los problemas afectan a varios ámbitos". Así, "de los 11 casos, 4 solo tienen un único elemento de confrontación con el docente, mientras que en los otros 9 se ven implicados dos y hasta en un caso tres ámbitos".

Con todo ello, para Álvarez es "evidente", además, "la falta de recursos que perjudica a los docentes a la hora de superar dichos conflictos ya que, además de la información general, en 2018/2019 han demandando más que en antes el apoyo psicológico".

También aumenta "la necesidad de asesoramiento jurídico o de conocer los procedimientos administrativos". El grado en que afecta a la salud de los docentes es similar al curso anterior "aunque no por ello menos alarmante", ha indicado.

Para el Defensor del Profesor es también "preocupante" que los docentes "tengan que pagar con su salud (por cuadros de ansiedad, depresiones y hasta bajas médicas) las carencias de un sistema educativo incapaz de gestionar rápida y eficazmente la resolución de conflictos".

Y también critica "el aislamiento" que suele padecer el profesor afectado por la "indiferencia o falta de apoyo en su entorno personal".

Además, según continúa Clara Álvarez, "los dispositivos tecnológicos, la aparición de nuevos modelos de relación, el deterioro social y la desaparición de las figuras de autoridades afectan también gravemente a los centros escolares a pesar de que los profesores están específicamente formados para desarrollar su trabajo".

Con todo ello, desde el Defensor del Profesor ven "imprescindible" que el Ministerio de Educación adopte una serie de medidas "pendientes desde hace años", como ha querido recalcar la defensora del Profesor.

Entre ellas, ha continuado, "elaborar un Plan Estratégico de Mejora de la Convivencia Escolar que tenga en cuenta, entre otros aspectos, la reactivación del Observatorio Estatal y los Observatorios Autonómicos de Convivencia Escolar, atender cualquier hecho que pudiera ser constitutivo de delito e informar al Ministerio Fiscal y a la Consejería correspondiente".

También cree "fundamental" realizar un programa de prevención de acoso escolar, actualizar los decretos de convivencia y que se cumplan correctamente".

Establecer protocolos de actuación ante agresiones al personal docente de los centros sostenidos con fondos públicos, un plan específico de formación al profesorado, ofertar asistencia jurídica y psicológica gratuita para los docentes agredidos, el reconocimiento de la ansiedad, la depresión y el estrés como enfermedades profesionales de los docentes y mostrar "un compromiso" por parte de la Administración para el tratamiento rehabilitador y educativo de los alumnos agresores son también otro de los ejes fundamentales por los que trabajarán desde ANPE y el Defensor del Profesorado.

Todo ello para "construir una mejor escuela y, sobre todo, una mejor sociedad", ha explicado Clara Álvarez. "Es fundamental dejar patente la importancia de proporcionar normativas y medios que mejoren urgentemente la convivencia en los centros escolares".

Lo más