TRIBUNALES

Piden 30 años de cárcel para un focense que intentó matar a su ex y a su hijo

Abrió los cuatro fogones de la cocina y dos bombonas de butano para acabar con la vida de ambos

Audiencia Provincial de Lugo

EFECOPE de la Costa

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 10:55

El ministerio fiscal solicita treinta años de prisión para un vecino de Foz que supuestamente se presentó en la vivienda de su expareja y abrió los cuatro fogones de la cocina y las bombonas de butano que había en un calentador y en una estufa con el objetivo de acabar con la vida de la mujer y de su hijo, porque nunca aceptó la ruptura de su relación sentimental.

El juicio comenzará hoy, 12 de febrero, en la Audiencia Provincial de Lugo y el ministerio público le imputa al acusado los delitos de asesinato en grado de tentativa, robo, quebrantamiento de medida cautelar y daños, porque sostiene que el procesado entró en varias ocasiones en el piso de la víctima, donde robó y causó desperfectos, además de perseguir y de acosar de forma frecuente a la mujer, a la que le impedía "el libre ejercicio de su libertad".

Según el fiscal, el acusado "se negó" a aceptar el final de "la relación afectiva" y, una vez que cesó la convivencia entre ambos, se dedicó a controlar los movimientos de su expareja, lo que provocó en ella una sensación de temor que le obligó a cambiar sus hábitos e incluso a pedirle a una compañera de trabajo que no la dejara sola.

Ante esa situación, el 15 de octubre de 2016, el Juzgado de Instrucción número 1 de Viveiro dictó una orden de alejamiento en la que se le prohibía al sospechoso acercarse a menos de 40 metros a su expareja, así como comunicarse con ella por cualquier medio.

Sin embargo, el 10 de marzo de 2017, fue condenado por sentencia firme del Juzgado de Instrucción número 2 de Viveiro, a ocho meses de prisión por un delito de quebrantamiento de esa medida cautelar.

El 30 de marzo de 2018, según el escrito de acusación del ministerio fiscal, el acusado entró sobre las 00:30 horas en el piso de su expareja y, además de provocar varios desperfectos en la vivienda, se apoderó de diversos objetos de valor de la mujer, como joyas, unas gafas y un perfume.

A continuación, "con ánimo de acabar con la vida" de la mujer y de su "hijo menor de edad", que vivía en el mismo domicilio, "abrió los cuatro fogones de la cocina de gas y las bombonas de butano de la cocina, el calentador y una estufa".

El fiscal sostiene que, en ese momento, el acusado actuó con "pleno conocimiento y plena voluntad de que con su actuación" provocaría la "muerte" de su expareja y de su hijo en el momento en el que ambos llegasen al domicilio.

Subraya, además, que "existía una alta probabilidad de explosión en caso de que se accionara una fuente de ignición, como un mechero, un cigarrillo o un interruptor de luz, dando como resultado la muerte" de la mujer y del menor.

Finalmente, precisa el ministerio público, "no consiguió su propósito", dado que cuando su expareja llegó a casa, alrededor de las 01:45 horas, "percibió el fuerte olor a gas", por lo que cerró las bombonas de butano y los fogones abiertos.

Posteriormente, fue auxiliada por una patrulla de la Guardia Civil, que fue alertada por ella misma y por una amiga suya.

Esa misma madrugada, sobre las 01:50 horas, a pesar de la orden de alejamiento que le prohibía acercarse a ella a menos de 40 metros, el acusado se dirigió a su expareja con ánimo de atemorizarla, mientras esperaba en el exterior de la vivienda la llegada de la Guardia Civil.

El procesado se encuentra en prisión provisional por esta causa desde el día 30 de marzo de 2018, fecha de su detención.

El fiscal considera que estos hechos son constitutivos de un delito de robo en casa habitada, dos delitos de asesinato en grado de tentativa y un delito de quebrantamiento de condena, con las agravantes de parentesco, razones de género y reincidencia.

Por ello, pide para el acusado 30 años de prisión, la prohibición de acercarse a su expareja y a su hijo durante 17 años y que indemnice a la víctima con algo más de 2.000 euros por los daños causados en su vivienda y los objetos robados, así como que pague los daños provocados en el edificio, valorados en 1.033 euros.

Lo más

En directo

Mediodía COPE

Antonio Herraiz y Marta Ruiz

Reproducir

Mediodía COPE

Antonio Herraiz y Marta Ruiz

Escuchar