JUANA MARÍA CONDESA

La beata que se preocupó por la explotación de las mujeres obreras

Hoy se celebra la festividad litúrgica de Juana María Condesa

Audio

 

Jesús López-Peláez / AVAN

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 09:16

Las Esclavas de María Inmaculada celebrarán hoy la festividad litúrgica de la beata valenciana Juana María Condesa Lluch (Valencia, 1862 – 1916), fundadora de la congregación cuyas religiosas eran conocidas como “protectoras de las obreras” por su labor de acogida y atención de trabajadoras de fábricas con escasos recursos. En la parte superior puedes escuchar un audio dirgido por el periodista Luis Agudo, donde se explica la historia de la beata de forma profunda y extendida. 

La congregación atiende actualmente en Valencia a 56 mujeres y 12 niños en la residencia Juana María donde “la gran mayoría de las residentes, tanto extranjeras como de España, vinieron con unas condiciones muy precarias y lo que intentamos es darles una buena formación para que puedan rehacer su vida y ofrecerles un hogar donde vivir”, han indicado desde la congregación.

Con motivo de la festividad litúrgica de la fundadora se celebrará este tarde una misa de acción de gracias por la vida y obra de la beata valenciana, a las 20 horas, que oficiará el sacerdote escolapio Javier Brines en la Casa General, ubicada en la calle Balmes, 27, de Valencia.

En la eucaristía participarán las religiosas de la comunidad de Valencia así como las mujeres de la residencia Juana María junto con amigos, antiguas residentes y profesores y miembros de la comunidad educativa del colegio Esclavas de María. A continuación puedes ver un spot sobre algunas de las cosas que logró la beata Juana María:


 


 “Un hogar con condiciones dignas y formación humana y cristiana”

Juana María Condesa Lluch nació en Valencia en 1862 y desde que, con 18 años, vio a mujeres obreras sin recursos saliendo de fábricas en condiciones inhumanas, la mayoría trabajadoras de la seda, entendió que su misión era acoger en un hogar lo que otros dejaban en la calle. Tras superar numerosas dificultades abrió una casa de acogida para mujeres obreras “en la que ofrecer condiciones dignas para poder vivir, así como formación humana y cristiana y una escuela para los hijos de las obreras”.

Con este carisma fundó en 1884 la congregación de las Esclavas de María Inmaculada e Hijas de Santa Teresa, conocidas entonces como protectoras de las obreras, quienes desde la fundación hasta la actualidad rigen en Valencia la residencia Juana María, donde ofrecen atención humana, espiritual y formativa.

La congregación ofrece a las mujeres formación básica y asesoramiento por parte de trabajadoras sociales y cuentan con un grupo de voluntarios que imparte clases de español a inmigrantes, en gran parte de países del Este y subsaharianos, así como talleres de inserción socio laboral con asesoramiento para buscar empleo y de autoestima, a personas en riesgo de vulnerabilidad.

Juana María Condesa falleció el 16 de enero de 1916 y sus restos mortales reposan en la Casa Generalicia en Valencia. Fue beatificada por san Juan Pablo II en 2003.

Lo más