COPE

ENTREVISTA COPE

Rubén García: de querer dejar el fútbol a triunfar en Primera

Siendo cadete abandonó el pueblo para fichar por el Valencia CF, quiso dejar el fútbol pero sus padres encauzaron su camino. Hoy, es un futbolista consagrado en la élite

Celebración muy habitual en él al marcar goles

Celebración muy habitual en él al marcar goles

Hugo BallesterValència

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 18:48

Espabilado, simpático y zurdo. La sensación del club de su pueblo natal. Un talento en ciernes que destaca cada fin de semana entre los chicos de su edad. Arropado por su gente, protegido por sus seres queridos y adulado por todo aquel que se apoya en la barandilla para verle jugar. No se desarrolla en uno de los viveros de jugadores más poderosos del país y sin embargo, acude cada cierto tiempo a la cita con la selección de los mejores. Solo tiene 14 años, pero ya le han dicho que será futbolista. Suena bien, aunque no será tan sencillo.

Rubén García Santos (Xàtiva, València, 14 de julio de 1993) es hoy uno de los futbolistas más talentosos del fútbol español. Con 27 años, cumple su tercera temporada en el CA Osasuna, con quien ascendió a Primera División y donde es tratado como un referente dentro y fuera del campo. No es para menos: marca, asiste, trabaja y entiende a la perfección, la idiosincrasia del club rojillo. Lejos de los focos, se muestra cercano a través de sus RRSS con los aficionados. Su novia es de allí y a pesar de reconocerse como un tipo familiar, ‘de la terreta’, tiene en una alta estima Pamplona. Su gente, su gastronomía y cada uno de sus rincones. Dice que se encuentra en su plenitud, tanto profesional como personalmente. Madurez, lo llaman. Algo que no siempre fue así, tal y como le gusta reconocer al propio Rubén. “Lo he vivido en persona y es primordial decirlo y ser sincero en ese aspecto”, asegura al recordar, que no todo fue tan bonito y sencillo como algunos creen.

Rubén fue el máximo goleador del COTIF en 2011

Rubén fue el máximo goleador del COTIF en 2011

Tras su último gran año en el Plus Xàtiva, finalizando su etapa infantil, a Rubén García lo fue a buscar el Valencia CF. A punto de cumplir 15 años, a Rubén se le presentó la oportunidad para formarse con los mejores. Y no dudó ni un instante. Para ello, tenía que abandonar su casa, su hogar, a su familia y marcharse a vivir a la residencia de la Ciudad Deportiva de Paterna. Fichó por el cadete B y allí coincidiría con Juan Bernat, Rober Ibáñez o Paco Alcácer entre otros. El salto estaba dado y las expectativas se dispararon. Nadie se podía imaginar lo que vendría después. Rubén no se adaptó nunca a aquello y su pasión por el fútbol se fue diluyendo. En la residencia hacía lo que quería, llegaron las lesiones y si podía, no iba al colegio. Tenía 15 años y en apenas unos meses había pasado de abandonar su casa para fichar por el Valencia CF a querer dejar el fútbol. “Recuerdo estar en mi pueblo, en el Plus Xàtiva. Hice un gran campeonato, iba a la selección valenciana y di el salto al Valencia CF. Fue una etapa, cadete B, 14 o 15 años, en la que estuve más pendiente de otras cosas que del propio fútbol. Fui a vivir a la residencia del club en Paterna y si podía escaquearme de ir al colegio y no iba, mejor. Los fines de semana estuve muchísimo tiempo lesionado. No quería jugar a fútbol”.

¿Puede un chico de 15 años, dejar atrás a familiares y amigos en busca de un sueño y que a las primeras de cambio todo se derrumbe? Su caso no es el único. Son cientos los chicos que cada día ven como las expectativas creadas a su alrededor se desmoronan ante la primera adversidad. Por eso, el testimonio de Rubén reconforta. Caerse y levantarse. No queda otra. “Fue una época que recuerdo de buenas maneras porque gracias a eso, mis padres estuvieron muy pendientes de mí, pese a que yo no quería jugar a fútbol. Luego recalé en el Levante UD y la ilusión me volvió. Asimilé la responsabilidad de poder ser futbolista y siempre les digo a mis padres que por aquello les estaré siempre agradecido”.

"El año que estuve en el Valencia CF lo tiré por la borda, no valoré lo que tenía"

Pepe y Rosa sabían de los riesgos que corría Rubén. Pecados de juventud que, alejado de sus seres queridos, en un entorno de adulación y facilidades, pueden desviar a uno del camino correcto. Le puede pasar a cualquiera; más si hablamos de adolescentes. Rubén García saborea hoy las mieles del éxito, agradecido a sus padres por la educación y los valores que le inculcaron. Y recordándonos, que la vida no se termina ante el primer contratiempo. “Muchas veces lo digo. En las charlas con los pequeños, en campus o colegios. Suena típico decirlo pero es la realidad. Lo he vivido en persona y es primordial decirlo y ser sincero en ese aspecto: podría decir que no tuve suerte en el Valencia CF pero no es así: fue un año que tiré por la borda y que no valoré lo que tenía. Es verdad que luego reaccioné. Hay chavales que salen de equipos así, que creen que se ha acabado el fútbol y no es así. Hay una educación, una formación y por eso yo, gracias a mi familia me di cuenta y tuve la oportunidad de recalar en el Levante UD y estoy agradecido. Me dieron la oportunidad de poder darme cuenta de que el fútbol seguía y si reaccionaba estaba a tiempo. Y estamos hablando de un niño de 15 años”.

Rubén García y Juan Bernat, en la previa de un derbi en COPE en 2014

Rubén García y Juan Bernat, en la previa de un derbi en COPE en 2014

Ambición, presión, el exigirse a uno mismo. Tensión, estrés, ansiedad. La autogestión del cuerpo y de la mente, otro de los aspectos a tener en cuenta en el proceso formativo. Rubén García reconoce que, ya en el Levante UD, pasó de un extremo al otro. “En ese aspecto, yo empecé bastante joven con esas dudas. Me tengo que cuidar más, tengo que entrenar por las tardes, me tengo que poner más fuerte… yo creo que el problema en mi caso fue que me excedí en ese aspecto. Por las tardes gimnasio, durante todo el día cuidarme la alimentación. Muchas veces lo pienso: si yo hubiese tenido la capacidad mental, lo que sé ahora, con 19 o 20 años, seguramente mi carrera hubiese sido muy diferente. No sabes entender la presión añadida, tú mismo te exiges más. Te machacas. Y en ese aspecto, mi cabeza sabe asimilar esos momentos, esa presión”, sentencia.

Rubén caracterizado como The Joker

Rubén caracterizado como 'The Joker'

Ésta es la historia de Rubén García. Aquel niño zurdo, de amago y regate, con cambio de ritmo eléctrico y disparo cruzado que asombraba a propios y extraños en su Xàtiva querida. Que fichó por el Valencia CF creyéndose que ya estaba todo hecho y que a punto estuvo de tirarlo todo por la borda. Al que sus padres nunca dieron por perdido y llevaron al Levante UD para que se diera otra oportunidad; la buena. Internacional sub-21 con España, que debutó en Primera con el club del que su padre era y es socio pero al que invitaron a salir. Sporting primero, ídolo ahora en El Sadar. El hijo de Rosa y Pepe, esos padres que incluso en la distancia, nunca soltaron su mano y que hoy disfrutan del ‘14’ rojillo. Ese que, al igual que su admirado Joker, afronta la vida con un lema: ¿por qué tan serio?

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Reproducir
Directo La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Escuchar