Desarticulada una organización que prostituía mujeres las 24 horas en Cambrils

Los responsables habían llegado a gestionar hasta tres prostíbulos y estaban organizados con una estructura muy jerarquizada en 4 peldaños de mando

Policía Nacional durante uno de los registros

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 11:29

La Policía Nacional han desarticulado una organización criminal que se dedicaba a la explotación sexual de mujeres de distintas nacionalidades en Cambrils (Tarragona). Los proxenetas obligaban a las víctimas bajo amenazas y coacciones a llevar a cabo las 24 horas del día los servicios sexuales que se les requería. Las víctimas estaban sujetas a sanciones si no cumplían las normas internas de la banda. 

Los agentes han detenido nueve personas que integraban los cuatro escalones en los que se estructuraba la organización. Se les imputan delitos relativos a la prostitución, trata de seres humanos con fines de explotación sexual, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal. 

La investigación empezó en 2016 cuando una mujer de nacionalidad rumana denunció que estaba siendo obligada a ejercer la prostitución en un burdel de Cambrils. Aseguró que ella y el resto de mujeres debían entregar a las llamadas mamis la mitad de lo abonado por cliente. Si no cumplían las normas de los proxenetas, estaban sometidas a un sistema de multas. Además, les obligaban a pagar una cantidad en concepto de manutención y alquiler, y participar en las labores de mantenimiento del local. 

Aunque la organización había llegado a gestionar hasta tres prostíbulos distintos, en la actualidad estaba operativo como tal un chalet de la zona. En los registros efectuados en dicho prostíbulo y la vivienda de la pareja responsable de la banda, se intervino 5.500 euros en efectivo y documentación relacionada con las actividades ilegales como calendarios con los servicios, cuadrantes o tarifas. 

Jerarquía en cuatro peldaños de mando

Fruto de la investigación, los agentes conocieron que se trataba de una organización criminal con una estructura muy jerarquizada y con roles muy diferenciados entre sus integrantes. En concreto, se dividían en cuatro peldaños o escalones de mando. El primero estaba formado por los principales responsables de la organización, una pareja formada por una ciudadana de nacionalidad rumana y su compañero de nacionalidad francesa. Ella constaba como administradora única de una sociedad mercantil destinada supuestamente a actividades de astrología y espiritismo, pero que habían creado para encubrir legalmente sus actividades ilícitas.

En el segundo peldaño se encontraba otro ciudadano francés, lugarteniente de los anteriores, y que aún no ha sido detenido. Por lo que respecta al tercer escalón, estaba constituido por tres hombres franceses y una mujer brasileña que se encargaban de la obtención y desvío de los beneficios. Las encargadas o mamis, tres ciudadanas españolas y una colombiana, formaban el último peldaño dedicado a la supervisión directa de las víctimas. 

Agentes de las Brigadas Provinciales y Locales de Extranjería y Fronteras de Tarragona y Reus, en conjunto con la Policía Local de Cambrils han desarrollado el dispositivo contra la organización internacional de proxenetas. Una operación que se enmarca dentro del Plan de la Policía Nacional contra la Trata de Seres Humanos con fines de explotación Sexual del 2013. 

Lo más