Críticas al proyecto de reforma de La Rambla.

Denuncian supresión de terrazas,quioscos y otras actividades económicas.

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 17:02

El proyecto ganador del concurso de reurbanización de la Rambla,presentado por la empresa KM-Zero,no gusta  ni Gremi de Restauradors ni a la Asociación de Vendedores de Prensa que han expresado sus quejas,al entender que bajará la actividad en la emblematica e icónica vía de Barcelona.

La reforma empezará a finales del 2019 o principios del 2020,por la zona de Colom y tiene previsto ensanchar aceras y el tramo central, para mejorar la mobilidad del peatón, y disminuir a un carril la circulación de coches por sentido.También prevé crear una nueva zona en el entorno de Colom y Drassanes,com más bancos y sillas y construir nuevos espacios, en el Palau Moja hasta la iglesia de Betlem, otro desde el Pla de l'Os hasta Liceu y un tercero en el Teatre Principal. En la transformación de la Rambla,el Ayuntamiento invertirá 35,6 millones de euros y las obras se harán en 5 fases de un año y medio cada una.

Pero, esta reforma provoca duras críticas del los sectores de la restauración y de quioscos que trabajan en la Rambla.Denuncian que no han contando con la visión de los que pisan la Rambla cada día y advierten que la reforma provocará perdidas en terrazas,vendedores de premsa,estatuas humanas, entre otras actividades económicas. El director del Gremi de Restauració Roger Pallarols señala" no compartimos que  el objetivo de la reforma sea reducir terrazas y quioscos,los problemas de la Rambla son públicos y notorios y esta reforma no los resuelve".

Desde el colectivo de quiosqueros considera que la Rambla no necesita ser reformada,sino recuperada y considera que la degradación de la Rambla es provocada por la venta de droga,la prostitución,las agresiones físicas y la proliferación del top-manta.

Lo más