Barcelona presenta el proyecto Autonomous Ready Spain

El proyecto liderado por la DGT y el Ayuntamiento de Barcelona en colaboración con la compañía Mobileye

Audio

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:09

El Ayuntamiento de Barcelona y la DGT han llevado a cabo un proyecto llamado Autonomous Ready Spain. A partir de esta iniciativa, cada día, cerca de 300 vehículos de reparto y transportes equipados con las tecnologías de asistencia a la conducción y recolección de datos recorren unos 45.000 km por las calles de Barcelona. De esta manera, contribuyen a incrementar la seguridad vial a partir de la deección de la presencia de los usuarios más vulnerables de la pirámide de movilidad.

El proyecto liderado por la DGT y el Ayuntamiento de Barcelona en colaboración con la compañía Mobileye es pionero en el mundo y está destinado a reducir la siniestralidad y los accidentes en el entorno urbano mediante tecnologías de asistencia a la conducción, avanzándose así a la entrada en vigor del Reglamento Europeo que prevé en 2022 la obligatoriedad de que los vehículos europeos estén equipados con nuevas tecnologías de seguridad para proteger pasajeros, peatones y ciclistas.

Una de las partes más destacadas del proyecto se basa en la definición de algoritmos que permiten analizar situaciones de riesgo potencial en las calles de Barcelona. El proyecto piloto servirá de modelo para otras ciudades puesto que los usuarios vulnerables se presentan como los principales colectivos a proteger. Actualmente, ya hay 300 vehículos de “flota segura” equipados con dispositivos de alta tecnología pero el objetivo es llegar a 5.000 vehículos en 3 años.

Pere Navarro, director General de Tráfico, ha destacadoque “en las ciudades se está produciendo una revolución en cuanto a movilidad. La tecnología implantada en los vehículos que hace que evite o minimice el error humano y proteja al vulnerable”.

Los sistemas ADAS basados en tecnología Mobileye cuentan con visores basados en inteligencia artificial que interpretan el entorno para alertar al conductor de posibles colisiones. Los dispositivos están diseñados para recopilar información dinámica y estática de la ciudad y se envía a la nube y se analiza para identificar puntos de riesgo.