COPE

El año 2020 fue "razonablemente bueno" en el campo leonés a pesar de la pandemia

Asaja entiende que el sector agrícola y ganadero tiene futuro en la provincia

Asaja balance

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 14:56

El año 2020, a pesar de la pandemia, no fue malo para el campo, en contraposición a otros sectores económicos. La climatología fue buena, los precios no se desplomaron, el gasóleo bajó y los costes de producción no se incrementaron. Según el balance realizado por la organización agraria ASAJA, 2020 fue un año en general “razonable” para agricultores y ganaderos, en palabras del secretario general, José Antonio Turrado.

Asaja entiende que el campo tiene futuro en la provincia de León. En 2020, por primera vez, se igualaron las jubilaciones con la incorporaciones de jóvenes. José Antonio Turrado añade que las explotaciones cada vez son más grandes y en cultivos extensivos podemos competir en todo el mundo.

La facturación anual del campo leonés superó los 700 millones, sumando las ayudas directas de la PAC. El maíz y el vacuno de leche son los subsectores más destacados.

Para 2021 se esperan avances en la reforma de la PAC, el nuevo plan de seguros agrarios y el proyecto de concentración parcelaria de Los Oteros, con casi 34.000 hectáreas de 3.400 propietarios.

BALANCE ASAJA

El año agrícola 2020 transcurrió con cierta normalidad en la provincia de León alejado de la crisis que asoló y está asolando a otros sectores productivos de la provincia y del país con motivo de la situación sanitaria mundial.

La normalidad en la campaña de riego de los cultivos y una climatología razonablemente buena a lo largo de todo el año y en particular lluviosa en los meses de primavera, permitieron cosechas en muchos casos por encima de la media habitual. No fueron relevantes para el conjunto de la economía agraria de la provincia la incidencia de plagas y enfermedades que de forma habitual o frecuente atacan nuestras producciones. Sin novedades también en la lucha y control de enfermedades animales.

El año en el que el campo comenzó con movilizaciones reivindicando precios justos, no podemos decir que ese problema se arreglara y que se pagara al agricultor y ganadero lo que realmente le corresponde, pero sí hay que decir que se produjo un repunte en el precio mundial de los cereales del que se beneficiaron muchos productores de cereales de invierno y la totalidad de los cultivadores de maíz. Problemas que se temían en la comercialización de ciertas producciones como patatas o uva para vino, efectivamente se produjeron al darse una menor demanda y caída de las cotizaciones, pero la caída no fue tan grande como la esperada, y lo más importante, no quedó mercancía sin salir al mercado. En las producciones ganaderas, se constata caída del número de ganaderías a pesar de que el volumen de ventas se mantiene o incrementa, con la excepción del ovino de carne y leche que sufre una sangría importante cada año, también en el 2020. En los precios podemos destacar como más relevante un cierto repunte de la leche de ovino, y una caída en las cotizaciones de la carne tanto en vacuno como en ovino. Es justo reflejar una contención de los costes sobre todo por la vía de la compra de abonos y gasóleo. Los ganaderos obtuvieron forrajes a precios asequibles dada la abundancia de cosecha y pastos, pero han tenido que pagar más caros los piensos en la segunda parte del año debido a la subida de los cereales y sobre todo de los productos altos en proteína como torta de colza y soja que mayoritariamente importamos.

Los costes laborales, para quienes tienen asalariados, subieron también como consecuencia de la subida del SMI que situó las nóminas por encima de lo pactado en el Convenio de Actividades Agropecuarias de la provincia de León. Las ayudas directas al sector de fondos de la PAC llegaron con regularidad y han supuesto una inyección de 105 millones de euros en las economías agrarias de la provincia. El sistema bancario está respondiendo con normalidad a las necesidades de financiación del sector agropecuario, necesidades que son cada vez mayores debido al mayor tamaño de las explotaciones y a la transformación a nuevos regadíos y modernización de los sistemas de riego.

El sector está amortizando con normalidad los préstamos con intereses subvencionados que se concedieron con motivo de la sequía de 2017 y 2019. ASAJA ha estimado el valor de mercado de la producción agroganadera de la provincia en 2020 en 688.480.000 euros, representando el subsector agrario 378 millones de euros (54,9%), y el subsector ganadero 310,48 millones de euros (45,1%). Venta de producciones (688,48 millones de euros) y ayudas directas (105 millones de euros), han supuesto unos ingresos brutos para el sector agroganadero de la provincia de 793,48 millones de euros. El cultivo del maíz, que representa el 25,85% de las ventas de todo el sector (el 47% de todas las ventas de productos agrarios), y el vacuno de leche, que representa el 27,38% de las ventas de todas las producciones ganaderas, son los dos subsectores más relevantes desde un punto de vista cuantitativo que mueven la economía agropecuaria provincial.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar