Boletín

CULTURA

Lola Herrera regresa el viernes 15 de marzo a Burgos con la obra de teatro ‘Cinco horas con Mario'

El monólogo de Carmen Sotillo ante el cadáver de su marido habla de los asuntos eternos del ser humano como la culpa, la soledad y la incomunicación

Lola Herrera regresa el viernes 15 de marzo a Cultural Caja de Burgos

Lola Herrera interpretará la obra en el Cultural Caja de Burgos el 15 de marzo

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 18:08

El auditorio de la Fundación Caja de Burgos en la avenida de Cantabria acogerá el viernes 15 de marzo, a partir de las 20.30 horas, el monólogo teatral Cinco horas con Mario, a cargo de la actriz Lola Herrera, con el que se cierra el ciclo dedicado por la entidad al literato vallisoletano Miguel Delibes, Premio Cervantes 1993. Las entradas para esta cita está agotadas.

Han pasado ya más de 50 años desde que Delibes publicara Cinco horas con Mario (1966), una de las novelas más relevantes de nuestra narrativa contemporánea. Lola Herrera llevó por primera vez a escena el texto en 1979, y ahora, casi cuarenta años después, vuelve a meterse en la piel del personaje que cambió para siempre su carrera.

Estamos en marzo de 1966. Carmen Sotillo acaba de perder a su marido Mario de forma inesperada. Una vez que las visitas y la familia se han retirado, ella sola vela durante la última noche el cadáver de su marido e inicia con él un monólogo–diálogo en el que descubrimos sus personalidades y los conflictos de su matrimonio.

Con una forma entrecortada, detallista al mínimo, reiterativa y llena de tópicos, Carmen dice cosas, manifiesta sentimientos y emite juicios que a muchas personas hoy les pueden parecer increíbles, pero que estaban en la vida de todos los días.

El monólogo de Carmen Sotillo ante el cadáver de su marido sigue reflejando nítidamente una época reciente de nuestra historia, con las preocupaciones económicas, religiosas, políticas, sexuales y morales entonces imperantes que Delibes, a través del lenguaje de su protagonista, dejó retratadas con nitidez. Pero, por encima de todo, Cinco horas con Mario sigue hablándonos de los asuntos eternos del ser humano: de la culpa, de la soledad, de la incomunicación, del sentido de la vida.

Lo más