COPE

ETA: 50 años de terror en Cantabria

En el décimo aniversario del final de ETA, las víctimas cántabras siguen pidiendo justicia y memoria

Atentado de ETA en La Albericia, Santander

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 12:41

ETA ha cometido más de una treintena de atentados en Cantabria. El primero tuvo lugar en 1969 en Liébana donde se produjo un tiroteo entre varios miembros de la banda y una patrulla de la Guardia Civil.

El de peores consecuencias lo cometió ETA en Santander el 19 de febrero de 1992. Los miembros de ETA Luis Ángel Galarza y Iñaki Recarte hicieron estallar un coche bomba al paso de una furgoneta de la Policía Nacional en el barrio de la Albericia. La explosión causó la muerte del matrimonio formado por Eutimio Gómez y Julia Ríos y de Antonio Ricondo. Eutimio y Julia dejaron dos niños huérfanos. Su hija Silvia sufre cada vez que recuerda lo sucedido y reconoce que no puede perdonar. En este 20 aniversario del final de la actividad terrorista de ETA tiene la sensación de que la sociedad se ha olvidado de las víctimas y se ha producido un blanqueamiento de quienes siempre apoyaron y ampararon el terrorismo.

Audio


Durante la década de los 80 ETA fijó como objetivos en Cantabria concesionarios de automóviles, instalaciones de Renfe, atentó en varias ocasiones contra barcos de la armada y también contra la empresa Equipos Nucleares, empresa donde se reparaba un generador para la central nuclear de Lemóniz. En 1983 colocó varias bombas contra la casa cuartel de la Guardia Civil en Laredo causando heridas de gravedad a la hija de uno de los agentes.

La década de los 90 comenzó con la intención por parte de la banda terrorista de “volar por los aires” el cuartel de la Guardia Civil en Pesués. ETA había preparado un coche bomba cargado con 80 kilos de explosivos que los terroristas querían lanzar por una pendiente contra la instalación. Los artificieros de la benemérita consiguieron hacer explotar la bomba de forma controlada. La deflagración causó daños en un colegio y el ayuntamiento de la localidad.

El 20 de agosto de 1997 artificieros de la Guardia Civil desactivaron tres lanza granadas que apuntaban contra la casa cuartel del Instituto Armado en Comillas y que habían sido descubiertos por turistas que paseaban por la playa.

El 21 de febrero de 1998, la policía explosionó una bomba con tres kilos de cloratita descubierta por dos jóvenes del PP en la sede de su partido en Santander, horas antes de una convención de Nuevas Generaciones. La explosión causó importantes daños en edificios y automóviles. Y en marzo de ese mismo año, dos miembros del 'comando Vizcaya' intentaron asesinar al propietario de un bar de Castro Urdiales, pero su pistola se encasquilló cuando se disponían a disparar.

En la década de los 2000, ETA fijó como objetivos prioritarios en Cantabria diferentes intereses turísticos.

En 2002 se produjeron otros dos atentados: el 3 de diciembre un coche bomba causó graves destrozos en un aparcamiento de la Plaza Alfonso XIII de Santander, y el 22 de junio otro vehículo cargado con 30 kilos de explosivos provocó heridas leves a cuatro personas y cuantiosos daños materiales junto al edificio santanderino de los ministerios.

En 2003, la explosión de un coche bomba causó daños considerables en el aeropuerto de Parayas que previamente desalojado después de que una llamada telefónica al diario 'Gara' advirtiera de la colocación de la bomba. En diciembre de 2005, ETA anunció de nuevo la colocación de varios lanza granadas contra las instalaciones aeroportuarias.

El 12 de agosto de 2004, ETA colocó una bomba de poca potencia que estalló en el Paseo de Pereda de Santander y causó daños materiales de escasa consideración.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Cinco días antes se había producido una acción similar en San Vicente de la Barquera y el 6 de diciembre explotó un artefacto en un aparcamiento de Santillana del Mar, ocasionando heridas leves a 15 personas.

El último atentado mortal de la banda en Cantabria, tuvo ligar el 22 de septiembre de 2008 en Santoña. La explosión de un coche bomba colocado en la puerta del Patronato Militar de esta localidad causó la muerte del brigada del Ejército de Tierra Luis Conde de la Cruz. El militar pasaba unos días de vacaciones junto a su mujer en estas instalaciones. Su viuda, Lourdes Rodao sintió aquellos días recibir “menos cariño que los perros”. Aunque no guarda rencor, no puede perdonar a quienes terminaron con la vida de su marido.

Audio


En julio de aquel mismo año, explotaron cuatro artefactos, dos en la playa de Laredo y otros dos en Noja, uno en la playa del Ris y otro en el campo de golf de esa localidad.

Santoña ya fue objeto de otro atentado, en marzo de 2006, cuando explotó un artefacto compuesto por cinco kilos de amonal el día 8 en la sede de Falange del municipio, que hirió de levedad a una persona. Veinticuatro horas después explotó otro en un camino vecinal de Ontón anexo a la A-8.




Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Directo El Partidazo de COPE

El Partidazo de COPE

Con Juanma Castaño

Escuchar
Directo La azotea de media noche

La azotea de media noche

Con María Ruiz y Antonio Hueso

Ver TRECE