• Miércoles, 24 de abril 2024
  • ABC

COPE

Josefa Ros:"El aburrimiento duele, marca lo que no necesitas. No tiene sentido autoinducirte a ello"

La investigadora, filósofa y profesora desmiente que sea necesario que los niños, para desconectar de los móviles, tengan que 'saber aburrirse' para que así surja su creatividad

Audio

Redactor de COPE Cantabria

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 16:56

Hace un par de semanas, en "Herrera en Cope" Cantabria, se trató un tema que cada vez preocupa más a los padres y tutores: el mal uso, o uso excesivo, de los móviles en los niños y adolescentes. Se había creado incluso un grupo de WhatsApp a nivel nacional, con más de 10.000 personas en él, para tratar de prohibir el uso de los móviles en menores de 16 años.

Dos madres cántabras que pertenecen al grupo, Sandra y Rosa, explicaronsu caso personal. Rosa, en un momento de la charla, dijo una frase fue llamativa: Los niños no saben aburrirse”.

Ante esta situación, y aprovechando la visita a Santander de la investigadora, filósofa, y profesora de la Universidad Complutense de Madrid, Josefa Ros (autora del libro “La enfermedad del aburrimiento”), "Herrera en Cope" Cantabria quiso seguir tirando del hilo y consultar con una especialista si es bueno o no que los niños desconecten de la tecnología y se las ingenien para disfrutar de su tiempo libre y de ocio con otras actividades, o, llegado el caso, si es preferible que estén aburridos sin hacer nada.

. Puedes escuchar la entrevista a Josefa pinchando debajo de la fotografía.

¿Es cierto que los niños no saben aburrirse? ¿Tendrían que estar más tiempo sin hacer nada, o buscando alternativas al uso excesivo del móvil e internet?

No necesariamente. Si ese tiempo sin hacer nada les está causando dolor, tampoco es beneficioso. Estamos muy confundidos si pensamos que los niños tienen que padecer ese dolor del aburrimiento necesariamente, porque de ahí va a surgir algún tipo de creatividad. Lo que no saben los niños es cómo llenar su catálogo de opciones con ese tipo de entretenimiento con el que van a llenar su tiempo de manera significativa; a los adultos nos vienen a pedir orientación de alguna forma... 'Oye, qué puedo hacer ahora, esto ya lo conozco, tú eres el adulto, tú debes saberlo, quiero que me orientes un poquito...'.

Si estamos pensando que el niño, por aburrirse y por dejarle aburrirse, va a acudir a la estantería de casa y coger “La Odisea”, y va a empezar a leerla, pues no... Al final, el niño va a desarrollar opciones para cubrir ese tiempo, y no todas ellas van a ser ni saludables, ni adaptativas. Muchas de ellas como padres no querríamos que nuestros hijos las desarrollasen. Nuestra labor es estar pendientes de ellos y ayudarles a construir ese catálogo de opciones.

¿Es bueno aburrirse o no?

Yo no atribuiría una categoría moral al aburrimiento, saber si es bueno o malo. El aburrimiento, en su justa medida, es funcional; actúa como una señal que te hace ver que algo está fallando en tu relación con el entorno en el que te encuentras inmerso, o con una actividad con la que estás tratando de comprometerte. Es gracias a ese 'dolorcillo' que experimentamos con el aburrimiento que sabemos que tenemos que introducir un cambio en ese presente. En principio es funcional, pero cuando uno se pasa de la raya, deja de serlo.

Pero con la cantidad de alternativas que hay hoy en día en televisión, internet, deportes, ocio, entretenimiento... ¿Hay gente que se aburre?

Por supuesto que nos podemos aburrir, y hay muchísima gente que se aburre... Solo hay que echar un vistazo a las redes sociales un domingo por la tarde y veremos enseguida cuánta gente se está aburriendo y cuánta gente lo está manifestando. El hecho de que tengamos un abanico de estímulos, de una oferta de entretenimiento amplísimo, no garantiza que no vayamos a caer en las garras del aburrimiento. ¿Por qué? Pues porque al fin y al cabo esas opciones de entretenimiento no son personalizadas, no las hemos elegido nosotros después de un proceso de reflexión, sino que están ahí simplemente para hacer las veces de una píldora con la que llenar un periodo de tiempo muy pequeño.

Al final son siempre lo mismo, muy repetitivas, ya sabemos lo que esperar de ellas... Es cierto que podemos ir al cine a ver una nueva película, pero tú ya sabes en qué consiste la experiencia de ir al cine. Ese es uno de los acicates del aburrimiento, la falta de reto ante una situación esperada.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

¿Es necesario que la gente se aburra?

Es inevitable. Lo que no tiene sentido es tratar de autoinducirse el aburrimiento. No tiene sentido que una persona con una necesidad de estar activa trate de aburrirse. Aparte porque no va a estar mucho tiempo en ese estado de forma consciente; enseguida va a hacer cualquier cosa para salir de ahí. Pero sí; tarde o temprano nos vamos a encontrar en situaciones donde no representan ningún reto para nosotros, que se han quedado obsoletas y no nos reportan ningún sentido o significado, que sentimos que estamos perdiendo el tiempo. No hace falta que lo busquemos.

¿Rutina es lo mismo que aburrimiento?

A veces sí; hay personas que disfrutan mucho con las rutinas, que son en su medida necesarias para establecer un cierto orden, pero efectivamente... cuando hay algo que ya es monótono y sabes lo que puedes esperar de esa actividad, es posible que no sea capaz de estimularte adecuadamente.

Hay gente que busca la soledad porque está más cómoda así, y otras a las que les aterra la soledad. ¿Hay personas predispuestas a aburrirse, y que quieran estar, por ejemplo, tiradas en un sofá sin hacer nada durante horas y que les guste?

Pues esa es la diferencia. Al igual que hay gente que busca esa soledad deseada, el aburrimiento no puede ser deseado nunca. Estamos confundiendo el estar sin hacer nada, el descansar, el darnos tiempo y el poder que tenemos de ser nosotros quienes decidamos invertir ese tiempo... lo confundimos con el aburrirse. El aburrimiento duele, y lo que señala precisamente es lo que no necesitas.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar