CARNAVALES

La solidaridad de los vecinos de Agüimes y Vecindario salva a Los Serenquenquenes y a Los Lengüetudos

Ambas murgas estuvieron a punto de quedarse sin traje por incumplimiento del responsable de su confección

Airam Díaz de Los Serenquenquenes y Aythami Santana de Los Lengüetudos

Santi Morollón

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 18:25

La solidaridad de los vecinos de ambas localidades consiguió salvar la situación. En el caso de Los Serenquenquenes, descubrieron, a tan solo tres dias de su presentación, que la persona a la que contrataron para la fabricación de la fantasía de este año les había engañado y no tenía listos los trajes para la fecha convenida.

La agrupación comenzó a prepararse en junio con toda la ilusión puesta en los carnavales y en lucir un traje, con muchos detalles, como nos contaba Ayram Díaz, su presidente. Por problemas de la persona con la que normalmente contaban para la tarea de la confección, optaron por confiar esta responsabilidad a otra persona: un recomendado del fabricante de telas con el que esta murga siempre ha trabajado.

La situación comenzó a enrarecerse tras la negativa, reiterada durante meses, a que pudieran contemplar la evolución del trabajo en su taller. En estos casos, el sastre siempre aducía que también se responsabilizaba de la fantasía de otras murgas y que, por responsabilidad profesional, ellos no podían ver esos diseños.

Así paso el tiempo, meses, y según se acercaba la fecha de entrega los nervios y la incertidumbre fueron en aumento. En una de las últimas conversaciones, el diseñador consiguió convencer al presidente de la murga de que el trabajo estaría listo. Pero el pasado martes se enteraron del desastre. A tres días de su presentación oficial, los trajes no estaban hechos.

La solidaridad de Agüimes

La reacción de los habitantes del municipio fue inmediata y gracias a su ayuda pudieron confeccionar hasta 80 disfraces en tres días. 100 personas colaboraron de forma espontánea. La murga no tiene palabras suficientes de agradecimiento para todas estas personas y han prometido dedicarles el posible triunfo en el concurso.

No es el único caso

Los Serenquenquenes no son la única murga afectada. En Vecindario, otra agrupación mucho más joven y que no cuenta con el mismo musculo, Los Lengüetudos, tuvo que hacer frente a una situación todavía mas dramática.

En su caso, como nos contaba su secretario, Aythami Santana, descubrieron, tan solo 24 horas antes de su presentación, que los trajes no estaban listos. Como se pueden imaginar, ellos contrataron a la misma persona, que repitió con esta murga el mismo comportamiento que había tenido con los Serenquenquenes: no les dejo pasar a su taller para ver los trajes.

La solidaridad de otras murgas y otros ciudadanos hizo posible el milagro: en tan solo 24 horas llegaron a confeccionar hasta 41 trajes. El diseño llegó por los pelos a la presentación de la agrupación y aún hoy trabajan en mejorar muchos detalles que no estaban listos.

Ahora, ambas murgas tratan de pasar página del mal rato vivido y centrarse en el carnaval pero hablan de una reunión conjunta entre las agrupaciones afectadas, para tomar medidas

Lo más