COPE

HISTORIA

La importancia de los nombres de las calles: Camino del Mazapez

Los topónimos son la parcela más conservadora del léxico de una lengua, con ellos se reconstruye la historia, al igual que con los nombres de las calles, que “son un libro abierto”

Audio

Camino del MazapezFEDAC

Ainhoa MartínLas Palmas de Gran Canaria

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13 nov 2020

Las Palmas de Gran Canaria se conforma no solo de los lugares del epicentro de la ciudad, sino también de barrios y calles de los confines del municipio capitalino como La Milagrosa, ubicado por encima de San Lorenzo. En la plaza de este barrio se sitúa una ermita que pertenece a la Parroquia de San Lorenzo que pasa por una calle con un nombre “curioso”:Camino del Mazapez.

Juan José Laforet, cronista oficial de Las Palmas de Gran Canaria ha recordado en los micrófonos de COPE Gran Canaria la importancia de los topónimos. “Se trata de la parcela más conservadora del léxico de una lengua, con ellos puede reconstruirse la historia pasada de cada territorio”. Lo mismo ocurre con los nombres de las calles, que define como “un libro abierto”.

“Cada nombre de cada calle es un capítulo de la historia”, ha destacado. Y en el caso de Camino del Mazapez, el propio nombre que la define ha tenido recorrido a lo largo del tiempo.

Se trata de una palabra antigua que recoge el propio diccionario léxico gráfico del español en Canarias. Esta palabra en la toponimia de las islas se escribía con “s” las dos, pero también en singular o con “n” al final.

Según el cronista de la capital grancanaria se refiere a un tipo de tierra rojiza. “Una arcilla muy impermeable, aunque hay variaciones en las diferentes islas. También se referían con ella a esa tierra que se enchumba al llover y con ella se hace el barro de la alfarería”, apunta.

Al indagar en el nacimiento de esta palabra la raíz, masa, en el Diccionario de la Real Academia Española significa amasar. Otra acepción sería la mezcla que proviene de la incorporación de un líquido a una materia pulverizada de la cual resulta un todo espeso. Esa masa de barro que se va amasando poco a poco y que los alfareros preparan a partir de un conglomerado de tierra rojilla.

Laforet recuerda que incluso Viera y Clavijo en su célebre diccionario de Historia Natural de las islas, recoge este término. También el poeta y escritor canario Antonio de Viana utilizó está palabra –aunque con “s” las dos, Masapés- refiriéndose al barro que suele haber en el fondo de algunos estanques: “Era el estanque de la fuente grande, largo, espacioso y hecho de artificio con canto enterrado en la arena y con el masapés bien embarrado”.

El origen de este término da nombre a una de las calles de La Milagrosa y propicia que tenga historia propia. Un camino que bajando lleva hacia el Barranco del Laurel y que se podía conectar hacia la zona superior a San José del Álamo y seguir el camino hacia Teror.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo