• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Detenidos 69 miembros de varios clanes por venta drogas y peleas de gallos

Utilizaban a niños para distribuir los estupefacientes

La Guardia Civil detiene a 69 personas en la la operación Gaitera

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 11:41

La Guardia Civil ha detenido en Cantabria y Asturias a 69 personas, integrantes de diversos clanes familiares, que supuestamente se dedicaban a la venta de drogas, especialmente cocaína, y a las peleas de gallos, y cuyo cabecilla operaba desde la localidad cántabra de Cartes.

La operación que ha llevado a la detención de estas personas, denominada "Gaitera", comenzó en marzo de este año y terminó a finales de noviembre con un gran operativo de más de cien guardias civiles, que llevaron a cabo registros simultáneos en siete municipios de Cantabria y tres de Asturias.

Con esta intervención, la Guardia Civil considera desarticulados diez puntos de venta de droga en Cantabria y Asturias, en los que sus supuestos responsables usaban, incluso, a niños para distribuir los estupefacientes. Uno de los integrantes de los clanes, un hombre que llevaba cuatro años con orden de detención, escondió 31.000 euros dentro de la ropa de su hijo menor de edad, informa EFE.

Durante esta operación se han llevado a cabo 22 registros en domicilios, trasteros, garajes y una nave, en la que se llevaban a cabo las peleas de gallos, de los que se han localizado 38 ejemplares, 10 de ellos heridos, y que fueron utilizados en dos peleas en Cartes y Tordesillas (Valladolid).

La Guardia Civil se ha incautado de droga para poner en la calle más de 5.800 dosis y, en concreto, ha intervenido 1,2 kilos de cocaína en roca y dosificada, 800 gramos de cristal, 12 kilos de marihuana, 1 de hachís y 368 fármacos, así como una pequeña cantidad de speed y 700 gramos de sustancia para el corte. También se han incautado unos 71.000 euros, armas de fuego (largas y cortas), munición y armas blancas de gran tamaño.

Según informa este miércoles el Instituto Armado, la investigación comenzó con el clan familiar al que pertenecía el supuesto cabecilla del grupo, tras sospechar los agentes que su único modo de vida era el tráfico de cocaína.

De hecho, la Guardia Civil explica que durante una vigilancia se comprobó que en tan solo dos horas pasaron por la vivienda de ese clan unos veinte potenciales compradores de estupefacientes, además de conocerse que desde ese domicilio se entregaban "cantidades más notorias" a otros clanes "para que fueran estos los que se encargaran de su distribución".

La mayoría de los integrantes de la organización -que pertenecían a diversos clanes- tenían lazos familiares y, desde Cantabria, mantenían relaciones con los de Asturias.

Al cabecilla de la organización se le detuvo en mayo, cuando la Guardia Civil comprobó que en la nave de Cartes se había reunido, "como forma de divertimento" de los clanes, un grupo de personas para llevar a cabo peleas de gallos.

Junto a la detención del cabecilla, se procedió a detener a otras 31 personas por un presunto delito de maltrato animal, así como también se actuó, más tarde (30 de junio), en Tordesillas por esos mismos hechos.

La Guardia Civil asegura que la organización conocía que en cualquier momento podía tener una intervención del Instituto Armado, algo que ocurrió en tres ocasiones cuando se incautaron pequeñas cantidades de droga.

Sin embargo, explica el Instituto Armado que la mayoría de los integrantes de la banda tenía pequeñas cantidades de estupefacientes y solo el cabecilla y otra persona de la organización, disponían de una "guardería de droga", ubicada en Torrelavega (Cantabria), desde donde llevaban más cantidades a los distribuidores.

Tras diversas investigaciones, el pasado octubre la Guardia Civil llevó a cabo tres registros en Ganzo y Torrelavega, en los que detuvo a seis personas, entre ellas el hombre con orden de detención, "peligroso entre sus correlegionarios", y que escondió en su hijo la cantidad de 31.00 euros.

Esta operación continuó el 22 de noviembre con un "importante operativo" de más de 130 agentes que llevó a cabo registros simultáneos en las localidades cántabras de Torrelavega, Cartes, Ganzo, Requejada, Barreda, Polanco y Santander, y las asturianas de Oviedo, Gijón y Llanes.

De los 69 detenidos -todos españoles menos un portugués-, 37 lo han sido como presuntos autores de delitos contra la salud pública y 32 por supuesto maltrato animal.

El Juzgado de Primera Instancia número 6 de Torrelavega con la Fiscalía Especial Antidroga de Cantabria han dirigido esta operación, que ha contado con agentes de la Guardia Civil de Cantabria, Asturias, Valencia, León, así como la UDYCO de la Policía Nacional de Asturias.

Lo más