• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

Las curiosidades de los comercios oscenses del S.XX

Huesca todavía tiene abierto Ultramarinos “La Confianza”, fundado en 1871, la más antigua de España

Las curiosidades de los comercios oscenses del S.XX

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 00:55

Un comercio que vencía ataudes y fuegos artificiales, o el sastre “Cadera Perpétua” que tomaba medidas a los clientes a través de un espejo son algunos de los 838 comercios curiosos del centro de Huesca en el S.XX y que se recogerán en un libro y en una ruta por la ciudad de Huesca. Los comercios esconden secretos. Huesca todavía tiene abierto Ultramarinos “La Confianza”, fundado en 1871, la más antigua de España y que se ha convertido en un reclamo turístico. Cada año, más de 25.000 personas la visitan.

Vicente Lachén, fotógrafo e historiador ha realizado una labor de investigación sobre los comercios de Huesca ubicados en el Coso Alto y Coso Bajo en el S.XX y ha documentado 838. El objetivo es que pueda ver la luz en un libro y que también una ruta por los rincones más curiosos. Como adelanto ya se ha realizado una primera visita guiada.

Entre los ejemplos destaca, la Funeraria Bernués no sólo era un negocio de pompas fúnebres -con ataúdes desde una peseta-, sino que también era representante de fuegos artificiales. Hoy sería impensable que un negocio en el que un taller lleno de madera para hacer las cajas mortuorias conviva a escasos metros de fuegos artificiales y pólvora.

El relato de la vida de Nemesio Orús, propietario de la Relojería La Oriental y "el primer testigo de Jehová conocido en Huesca", dejó algunos de los momentos más impactantes. Orús también fue uno de los dos primeros objetores de conciencia y cuando fue llamado por el ejército nacional en plena Guerra Civil, su negativa hizo que le condenaran al paredón. "Pero no fue ejecutado porque su mujer era asistenta en la casa del capitán del pelotón de fusilamiento e intercedió", explicó Lachén. La Casa del Fumador fue más que un establecimiento y con las tertulias y salidas para pescar que organizaba acabó convirtiéndose en "el antecedente de la Federación de Pesca", afirmó Lachén.

Hacerse un traje sin que el sastre tenga ningún contacto físico cuando toma las medidas. Este llamativo método era el que aplicaba Gerardo Mompradé en su sastrería. Lo trajo de sus estudios en una academia barcelonesa y consistía en tomar las medidas usando una serie de espejos y sin que mediara contacto alguno.

Las "Cuatro Esquinas" fue el punto final del recorrido con cuatro comercios como protagonistas: la farmacia de Manuel Camo, "la precursora de los todo a 100", La Única -y primera tienda en tener un rótulo luminoso en la ciudad, allá por los años 20-30 del siglo XX-, el comercio Atarés en la esquina de Nuevas Sederías o las muchas peluquerías que poblaban la arteria de la ciudad.

Lo más