COPE

Un experto en la enfermedad del Nilo apunta al confinamiento y a las lluvias abundantes: "Hay más mosquitos"

La pandemia de coronavirus y unas abundantes lluvias primaverales han provocado un aumento inusual de mosquitos

Vídeo

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 14 ago 2020

El confinamiento provocado por la pandemia de coronavirus y unas abundantes lluvias primaverales han provocado un aumento inusual de mosquitos y un brote inédito hasta ahora de meningoencefalitis vírica como el registrado en Sevilla, con 19 personas afectadas, de ellas 17 ingresadas en centros hospitalarios, siete en la UCI.

Así lo ha afirmado a Efe este jueves Jordi Figuerola, investigador de la Estación Biológica de Doñana, director de un grupo de investigación en el Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBER) de epidemiología y salud pública y especialista en el virus del Nilo.

Hasta ahora no se había registrado un brote de este tipo con tantos afectados, según el investigador, que lleva desde 2003 analizando el virus del Nilo por picadura de mosquitos, causa de los afectados en las localidades sevillanas de Coria del Río y La Puebla del Río, situadas en las marismas del Guadalquivir. El consejero andaluz de Salud, Jesús Aguirre, ha informado este jueves de que se han producido once positivos por virus del Nilo entre los diecinueve casos de meningoencefalitis que hay en varias localidades de la provincia de Sevilla.

En 2004 se detectó en Badajoz un caso por virus del Nilo, en 2010 dos casos en Cádiz y el último fue en 2016 con tres casos en la provincia de Sevilla, ha enumerado Figuerola.

"Sabemos que, al menos desde 2003, este virus está circulando en Andalucía, principalmente en zonas naturales, donde no hay humanos, y desde 2010 se detectan brotes regulares en caballos en distintas provincias andaluzas, como Cádiz, Sevilla, Málaga y Huelva", ha señalado.

El brote de este año, con 18 afectados hasta el momento, lo atribuye a que ha sido una primavera muy lluviosa y a que la población "no estaba en el campo" porque estaba confinada por la covid-19, lo que ha provocado que "se acumulara agua en muchos lugares donde no se acumularía o que se vaciaría muy rápidamente", como en depósitos destapados o contenedores del campo.

Ese agua acumulada ha generado "criaderos de mosquitos" y que en el actual verano se detecten "muchos más mosquitos que el año pasado por estas fechas", ha explicado el investigador de la Estación Biológica de Doñana, con sede en Sevilla.

Tras calificar como "totalmente falso" que este brote se deba un mosquito invasor como el tigre o el "Aedes japonicus", ha afirmado que esta enfermedad suelen padecerla primero los caballos y luego, a veces, los humanos, y ha insistido en que "en la mayoría de los casos, la persona infectada ni se entera de que lo tiene".

No obstante, Aguirre, que ha recibido la confirmación del Centro Andaluz de Virología en plena rueda de prensa sobre la covid-19, ha explicado horas después que a partir de ahora Salud Pública activará los protocolos necesarios para luchar contra el mosquito "Aedes japonicus", que es el transmisor de esta enfermedad. En muy pocos casos los afectados tiene "un poquito de fiebre", y solo un porcentaje "muy bajo" padece encefalitis e incluso la muerte, ha explicado Figuerola.

En cualquier caso, el brote estaría provocado por mosquitos "autóctonos" que crían cerca de donde pican, con "los que convivimos todos los años. Este año, sencillamente, hay más mosquitos de lo normal donde no los debía haber", ha apuntado. Como medidas preventivas, considera "la más eficaz" evitar que se acumule agua cerca de "nuestras casas", porque "los mosquitos que transmiten este virus no vuelan grandes distancias, solo vuelan unos cientos de metros".

"Los que nos pican en nuestras casas están criando cerca o en las viviendas de pocos vecinos a la redonda", ha reiterado el investigador, que califica como "muy importante vaciar cualquier lugar en los que se puedan acumular agua", como los cubos donde desaguan el aire acondicionado, que se deben vaciar una vez a la semana, porque son el "típico lugar donde se generan criaderos de mosquitos".

Otro sitio donde crían los mosquitos son los platos colocados debajo de las plantas, que acumulan mucha agua cuando se riega, y en las zonas de los jardines donde se estanca el agua, ha aconsejado que se coloquen cantos rodados.

Este virus se mueve a larga distancia por las aves migratorias, que es lo que pasó hace ya varias décadas, y desde entonces "está circulando entre nosotros" y llega a los humanos tras picar a un ave, ha indicado. "Mientras no afecte a un número elevado de humanos, no nos enteramos de que está ahí: sencillamente, la gente no se pone enferma y no se detectan casos", ha concluido.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo