DÍA DE SAN VALENTÍN

¿Qué ocurre en tu cuerpo cuando estás enamorado?

El cerebro y la química de los elementos del organismo son los responsables del amor

LOVE

REDACCIÓN COPE SEVILLA

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:12

El amor no es solo cosa de dos. El amor es un proceso en el que intervienen las hormonas y juegan un papel fundamental nuestro cerebro y la química. La dopamina, las endorfinas, la testosterona, la serotonina y otras hormonas son las principales impulsoras del enamoramiento y son sus protagonistas.

Son ellas las que nos producen sensaciones a las que los enamorados dan sus propios nombres. El famoso cosquilleo en la barriga, la felicidad, las palpitaciones o incluso la admiración por el otro.

LOVE2

Para entenderlo mejor si estás enamorado puedes leer con detenimiento las explicaciones de los profesionales de la compañía Sanitas. En esta lista puedes consultar qué es y qué provoca cada una de las hormonas relacionadas con el enamoramiento:

·Dopamina. La dopamina es un neurotransmisor considerado como el centro del placer. Es la encargada de regular la motivación y el deseo y hace que las personas repitan conductas que les proporcionan beneficios o placer, siendo muy clave también para el aprendizaje. Además, está relacionada con la libido.

·Endorfinas. Las endorfinas son las responsables últimas de placer. Se segregan como respuesta al deporte, a las caricias o al sexo. Esta hormona produce una sensación de bienestar general y ayuda a controlar el comportamiento. Sin embargo, llevan implícito un aspecto peligroso, y es que, las endorfinas, junto con las apomorfinas, son las hormonas que inducen a la adicción. Esto podría explicar por qué muchas figuras literarias o líricas han comparado el amor con una droga.

·Testosterona. La testosterona es clave en el deseo sexual y, aunque tradicionalmente se asocia al hombre, también está presente en la mujer. Su inhibición puede desembocar en un descenso del apetito sexual, de hecho, tras el orgasmo, el cuerpo segrega una gran cantidad de testosterona. Por todo ello, tiene una gran responsabilidad en cuanto al deseo.

·Serotonina. Es un neurotransmisor muy relacionado con el control de las emociones y el estado de ánimo, además, se encarga de regular el apetito sexual. A la serotonina también se la conoce como la hormona de la felicidad, ya que cuando aumentan sus niveles en los circuitos neuronales genera sensaciones de bienestar, relajación, satisfacción y aumenta la concentración y la autoestima.

En directo

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar