COPE

BALONCESTO

A semifinales cinco años después

El Unicaja vence al Zaragoza y se enfrentará al Andorra en semifinales

A semifinales cinco años después

 Adam Waczynski celebra el pase a semifinales tras un sufrido partidoEFE/Carlos Díaz.

Enrique Ortiz

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 15 feb 2020

El esperado y deseado choque no arrancó como la parroquia verde esperaba. Durante los primeros minutos, el equipo de Casimiro no se veía nada cómodo sobre el parquet frente a la revelación de la temporada. El Casademont Zaragoza aprovechó las dudas en ataque de un Unicaja que entró sobreexcitado al partido. Los visitantes sí encontraban la fórmula para hacer daño, sobre todo a base de triples, un recurso que supo aprovechar a las mil maravillas DJ Seeley. Los aragoneses mandaban cómodamente con incluso siete puntos de ventaja en los primeros instantes (9-16). Las imprecisiones y las pérdidas eran una constante en el cuadro malagueño, mientras que el Zaragoza seguía imponiéndose en la cancha gracias a la muñeca caliente de Seeley. El norteamericano estaba 'on fire' y nadie del Unicaja era capaz de pararlo. Pese a ello, gracias a la casta y el coraje de jugadores como Alberto Díaz, Rubén Guerrero y Adam Waczynski, el Unicaja se mantenía con vida en el partido e incluso al inicio del segundo cuarto lograba empatar (25-25).

Transcurridos tres minutos del segundo cuarto, el equipo verde se ponía por primera vez por delante en el marcador tras un buen robo de Alberto Díaz, que corrió hacia canasta, anotó y provocó la falta para anotar el tiro libre adicional. Pero Seeley seguía a lo suyo, dando espectáculo y jugando con intensidad y con las ideas claras. Estaba enchufado y logró 18 puntos en apenas 14 minutos. El Zaragoza, gracias al acierto exterior entre otras muchas cosas, volvía a abrir una pequeña brecha (41-48) con la que se iba a llegar al final de los primeros dos cuartos. Las caras de los protagonistas lo decía todo en la retirada a los vestuarios. El Casademont Zaragoza hacía valer su condición de cabeza de serie y de equipo revelación con un buen baloncesto y siendo mucho mejor en casi todos los aspectos del juego.

El tercer cuarto empezaba con el mandato del color rojo y negro del Zaragoza, que ponía la máxima diferencia (41-50). El paso por vestuarios no mejoró la imagen del Unicaja, que era incapaz de parar la sangría del rival. El público empezaba a impacientarse y los que disfrutaban y se hacían escuchar eran los aficionados aragoneses. Tras unos minutos de desacierto por parte de unos y otros apareció Alberto Díaz para encender al Carpena. Un triple del malagueño y de Toupane, un gran mate de Adams y una canasta de dos puntos de Brizuela espabilaba al Unicaja y a su afición para conseguir darle la vuelta al marcador con un 9-0 de parcial (55-54). Dario Brizuela dio un paso adelante para mantener la ilusión en la grada y un triple suyo mantenía a su equipo por encima (62-61). Era el momento del Unicaja y había que aprovecharlo. Mandaba en el partido y marcaba el ritmo del mismo. Brizuela seguía metiéndolas y con la ayuda del capitán Carlos Suárez ponían algo de tierra de por medio al termino del tercer cuarto (69-66).

Quedaba el último y definitivo cuarto, pero el Unicaja ahora sí estaba cómodo jugando con decisión y creyéndoselo. Los jugones aparecían, como es el caso de Brizuela y Jaime Fernández, que con su buen ahacer ponían a los de Luis Casimiro siete puntos arriba (74-67). Todo ello sin olvidar al gran Alberto Díaz, un jugador que siente los colores y es puro coraje y pundonor, que con un triple puso la máxima ventaja a favor del Unicaja (83-74). DJ Seeley avisó de que su equipo aún no había dicho su última palabra y el estadounidense volvía a enchufarla desde más allá de la línea de tres puntos (83-80). Pero, quién si no, Alberto Díaz le cortaba el royo al rival con un triplazo desde casi ocho metros (86-82). Imperial el partido del canterano pelirrojo, que abanderaba al cuadro malagueño en busca de una plaza en las semifinales.

Cada posesión, cada perdida, cada anotación y cada buena defensa valía su eso en oro en los dos últimos minutos. Y en esos momentos le echo cabeza el Unicaja, que con paciencia conseguía mantenerse por delante (88-84). Varias pérdidas de los dos equipos no terminaban de determinar a un dominador, pero entre tanto fallo apareció Thompson para machacar el aro rival (90-86) y sellar el pase del Unicaja a semifinales. Hacía cinco años, desde 2015, que el Unicaja no ganaba un partido de la Copa del Rey. Pero llegó el momento. Ahora quedan dos partidos para lograr el título. La primera piedra se solventó, la segunda será mañana ante el Andorra. ¿ Por qué no soñar?

Ficha técnica:

90 - Unicaja Málaga (18+23+28+21): Adams (10), Fernández (9), Toupane (5), Thompson (14) y Gerun (2) -cinco inicial-, Brizuela (9), Díaz (15), Waczynski (7), Guerrero (12) y Suárez (7).

86 - Casademont Zaragoza (23+25+15+23): San Miguel (4), Seeley (29), Brussino (6), Benzing (13) y Hlinason (2) -quinteto inicial-,Barreriro (6), Radovic (8), Alocén (-), Vázquez (10), Krejci (-) y Ennis (8).

Árbitros: José Antonio Martín Bertrán, Óscar Perea y Rafael Serrano. Sin eliminados.

Incidencias: Última eliminatoria de cuartos de final de la Copa del Rey, disputado en el Martín Carpena de Málaga ante 10.346 espectadores

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar