¡A mi de da igual!

por Pedro Rodríguez

Pedro Rodríguez González

Pedro Rodríguez González

Periodista

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:55

Esta mediodía sabremos si el gobierno autoriza a Málaga y Granada pasar a la Fase 1, ignorada la semana pasada.
Si el Ministerio de Sanidad lo permitiera sólo estaría rectificando un injusto error con Andalucia.
Las dos provincias andakuzas, junto a Sevilla, son las más relacionadas con el turismo de la comunidad y no pasaron el “corte” de la salida del confinamiento mientras si lo hicieron otras en peor situación sanitaria, por ejemplo, la del Pais Vasco, considerado un agravio a Andalucia.
Para nuestra comunidad, el turismo es nuestro petróleo. La principal actividad productiva, creadora de empleo y riqueza.
El gobierno no puede jugar con el futuro de dos provincias tan turísticas como Málaga y Granada.
Cómo tampoco puede hacerlo el ministro Alberto Garzón declarando, de forma ignorante e irresponsable, que el turismo en España es un sector obsoleto y de escaso valor añadido.
El sector del turismo, como te imaginas, ha pedido la dimisión del ministro, con mucha razón, porque no se puede afirmar semejante barbaridad en un país que recibe cada año noventa millones de turistas, crea casi tres millones de empleo y factura doscientos mil millones de euros.

“LO DIFICL ES DESCONFINAR”

El turismo, junto al automovil, son dos grandes creadores de empleo y, por tanto, pilares fundamentales en la reconstrucción económica y social de nuestro país, después del cierre de dos meses.
A las desafortunadas declaraciones de Garzón (Podemos) se le unieron otras de la ministra de Educación, Isabel Celaá quien, incapaz de consensuar con las comunidades la vuelta o no al colegio de niños y adolescentes, se despidió de los 17 Consejeros de forma descortés y desapacible con una frase poco ejemplar: ¡Me da igual!. ¡Haced lo que queráis...!.
Estos son tres signos del agotamiento que empieza a dar el Estado de Alarma, que Sánchez quiere prolongar hasta final de Junio.
Si lo piensas bien, continar a un país es relativamente fácil. La policia y los muertos de la pandemia nos encerraron a todos en nuestras casas.
Lo difícil es desconfinar. Devolver la gente a la vida, a la actividad productiva. Lo difícil es hacer planes audaces y valientes para salvar sectores tan decisivos para nuestra economía como el turismo, el automóvil, la educación, el comercio o la sanidad...
Lo fácil es pedir otro mes de Estado de Alarma, consiguiendo a un precio muy caro los votos necesarios para aprobarlo en el Congreso.
Lo difícil será cuando llegue Septiembre... Entonces no podrán decir otra vez: ¡A mi me da igual...!. España no se lo admitiria. ¡BUENOS DÍAS!

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

Lo más

En directo