Un preso se fuga después de pedir permiso "para ir a orinar"

Según adelanta Ideal, hacía labores de limpieza en el pantano de Cubillas

Pantano de cubillas

Redacción Granada

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 08:50

Un preso de la cárcel de Albolote se fugó hace tres semanas durante una salida de los internos para limpiar de basura una zona del Pantano de Cubillas.  Nadie se explica por qué "el Cartucho" decidió fugarse puesto que acababa de terminar un permiso penitenciario.

Tenía, en esos días, todo a su favor para no regresar a la cárcel. "El Cartucho", durante esas labores de limpieza, pidió permiso para ir a orinar... y nunca más se supo. Se especula con la posibilidad de que quisiera acompañar a su pareja que está a punto de dar a luz. Pero es un extremo que no está confirmado. Tal y como señalan en Ideal, este preso, de 35 años, había trabajado duro en los últimos años para intentar rehabilitarse de su adicción a las drogas. Y lo había conseguido durante su estancia en la cárcel de Albolote. "El Cartucho" había recorrido ya todo ese sendero y apenas le quedaban unos meses para salir a la calle y coronar con éxito su periplo carcelario.

El hombre cumplía condena por un delito contra la seguridad vial y estaba viendo la luz al final del túnel después de bastante tiempo en el centro penitenciario de Albolote, ya que ha ido encadenando una condena con otra.

El Cartucho tiene en su historial más de 12 detenciones y más de cuarenta delitos a sus espaldas. Recuerda el periódico regional que la huida o fuga se entiende como un quebrantamiento de condena con penas de seis meses a un año de pena para quien esté ingresado en la cárcel, según el artículo 468.1 del Código Penal. El Cartucho ha dedicado gran parte de su vida al robo de vehículos y atracos a punta de navaja en bares, entre otros.

Lo más