COPE

FESTIVAL DE GRANADA

Miguel Ángel Gómez-Martínez hace suya la Novena de Beethoven

Los sanitarios aprovecharon la entrega de la Medalla del Festival, para reivindicar más medios humanos

F 3

COPE Granada

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 12:15

Fotos: Festival de Granada - Fermín Rodríguez

Miguel Ángel Gómez-Martínez es uno de los mejores directores del panorama musical de nuestro tiempo. Granada ha tenido la fortuna de contar con excepcionales batutas, desde Mariano Vázquez, que precisamente estrenó en España la Novena Sinfonía de Beethoven, hasta el caso más reciente de Pablo Heras-Casado, aclamado en numerosos espacios de renombre internacional.

Gómez-Martínez ha sido el protagonista del concierto de ayer y acreditó esa condición. La versión que ofreció de la última de las sinfonías del genio de Bonn, fue una muestra de la importancia que tiene un director en el montaje de una obra. El granadino hizo su particular Novena, sin necesidad de trasgredir la partitura original, extrayendo de ella matices que suelen pasar casi siempre desapercibidos. Eso es fruto de un conocimiento y estudio exhaustivo de la creación beethoviana y de unas capacidades técnicas para reflejar en la música, lo que él primero diseñó en su imaginación. Hacer eso y de manera brillante, está al alcance de muy pocos. Miguel Ángel lo consiguió, hasta el punto que más que interpretar, por momentos diría que versionó.

Homenaje a la Sanidad Española

El concierto tuvo como prolegómeno la entrega de la Medalla del Festival a la Sanidad española, representada por un médico y una enfermera. En la intervención de esta última, no faltó a reivindicación del aumento del personal de enfermería, hasta situarlo en porcentajes similares a nuestro entorno. La entrega del galardón la hizo precisamente Gómez-Martínez, que ya había recibido una distinción similar en 2016, actuando como maestro de ceremonias el Director del Festival, Antonio Moral.

Era el primer concierto del Festival y las medidas de higiene ofrecían una visión singular de los espacios destinados al reducido aforo que con este motivo pudo disfrutar del espectáculo. Sobre el escenario sucedía lo mismo. La orquesta se desplegó para ocupar la totalidad del escenario y los coros se distribuyeron, en espacios habilitados, entre la planta baja y el primer piso del Palacio de Carlos V, lugar este último también destinado a los solistas. Muchos lucían mascarillas. No es la opción deseable, pero sí parece que la mejor posible.

Orquesta, coros y solistas

Difícil enjuiciar la labor de una orquesta que actúa en las condiciones descritas, que lleva poco tiempo de nuevo reunida, después de largo período sin poder trabajar de manera grupal. Además, la formación granadina hubo de sumar numerosos refuerzos, que bien pueden desnaturalizarla. En cualquier caso, su esfuerzo y entrega, merecen el reconocimiento y de lo que no cabe duda, es que supieron entender lo que la batuta iba solicitándoles.

Los coros se enfrentaban a una obra que requiere en algunos de sus pasajes un volumen sonoro importante. Las circunstancias descritas dificultaron esta labor, pero la saldaron de manera sobresaliente, destacando, como sucedió en el Requiem, la labor de su director Héctor Eliel. Atención a este artista, que ya está manifestando, lo que algunos presumían podía ofrecer un músico de su envergadura.

Los solistas, situados en el primer piso del palacio renacentista, cuando lo habitual es colocarlos delante de la orquesta, saldaron con nota las dificultades de una obra muy exigente. Son voces de renombre en el panorama lírico que saldaron con nota su actuación. Fueron Raquel Lojendio (soprano), Cristina Faus (mezzosoprano), Gustavo Peña (tenor) y David Menéndez (bajo). Cada uno de ellos puso lo mejor que llevaba dentro.

En suma, una noche para el recuerdo, deslumbrante de emociones y reconocido homenaje a los sanitarios. Las circunstancias artísticas y ambientales en las que todo sucedió, hacen que sea muy difícil olvidar.

También te puede interesar:

Pepe Romero, uno de los mejores guitarristas de la historia, en el Patio de los Arrayanes de la Alhambra

Javier Perianes dibuja con su piano, los mejores sonidos del Festival de Granada en la Alhambra

F 2
F 1

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo